Según Romero, surgió la “necesidad de renovar la resonancia” debido a que la actual se había quedado “obsoleta” y la mejor opción para seguir realizando este tipo de pruebas “complejas” fue la de alquilar una unidad portátil portada por un camión, que en estos momentos está aparcado en la entrada del recinto hospitalario, junto a la cafetería, lo que ha obligado a desviar el tráfico de vehículos y personas por consultas externas.

“Cuando nos surge esa situación, nuestro primer pensamiento fue para nuestros pacientes. Por ello buscamos posibles alternativas para trabajar”, ha explicado el subdirector médico de la GAI. La primera de ellas fue contactar con los centros concertados de los alrededores del Hospital General pero “no cubrían todas las necesidades”.

Entonces surgió la posibilidad de poder traer una resonancia de las mismas características de la que vamos a tener cuando actualicen la del hospital. “Cada día realizamos resonancias cardiacas, de mama, pruebas muy complejas y específicas que, habitualmente no te las hacen ningún centro”, ha puntualizado el responsable médico.

De media, en el hospital albaceteño se realizan entre veinte y veinticinco resonancias magnéticas al día, diez de ellas de pacientes ingresados. Para Romero, esta alternativa portátil posibilita que no se tengan que desplazar a otros centros y que se realicen con personal del propio hospital.

Aunque algunos pacientes ya han mostrado su descontento por esta medida transitoria, desde el Sescam afirman que la acogida entre la mayoría de los pacientes y los profesionales “en general ha sido muy buena”, porque “la sensación es como estar en un habitáculo más del hospital”.

ENTRE CUATRO Y CINCO SEMANAS

El subdirector médico de la Gerencia de Atención ha explicado a Europa Press que la actual resonancia magnética “se va a desmontar” por completo para construir una nueva dentro del recinto habilitado dentro del hospital. Un proceso que está previsto que dure entre cuatro y cinco semanas.

“Toda la maquinaria nos la traen directamente de Alemania y nos las montan ‘in situ’. es mucho mejor que el hecho de que nos traigan un equipo nuevo, lo que nos obligaría a adecuar toda la sala”, ha dicho Romero, que ha añadido que de esta forma se gana en tiempo y en seguridad, pues cuando se termine de instalar el centro contará con una resonancia nueva sin problemas de adaptabilidad del imán, lo que no hará necesario que se cambie dicha pieza.

El aprobó el pasado mes de julio una inversión superior a los tres millones de euros para renovar las resonancias magnéticas de los hospitales de Albacete, Ciudad Real, , Guadalajara, Talavera de la Reina y Alcázar.