El número de prestaciones de este tipo va en aumento. En España, en 2018 se les reconocieron a 3.136 padres y madres trabajadoras, con un incremento del 19% respecto a 2017. A junio de 2019, el número de prestaciones concedidas en la primera mitad de este año eran ya 1.867.

Las tramitadas en la región pasaron de 66 en 2016 a 81 en 2017 y a 91 en 2018. En la primera mitad de 2019 ya van 57, de las que once corresponden a familias de Albacete, ocho de Ciudad Real, seis de Cuenca, trece de Guadalajara y 19 de , ha informado CCOO en nota de prensa.

“Este aumento subraya la necesidad de una prestación que permite a los trabajadores y trabajadoras cuidar de sus hijos con enfermedades graves sin tener que renunciar al puesto de trabajo y sin sufrir graves recortes en los ingresos familiares”, subraya Valle Cervantes, del .

La prestación económica ‘por cuidado de menores afectados por cáncer u otras enfermedades graves’ consiste en un subsidio equivalente al cien por cien de la base reguladora establecida para la prestación por incapacidad temporal derivada de contingencias profesionales.

Ambos progenitores deben acreditar que se encuentran afiliadas y en situación de alta en algún régimen público de la Seguridad Social o mutualidad de previsión social de colegio profesional, ya sea por cuenta ajena o por cuenta propia; así como tener cubierto el periodo mínimo de cotización.

Solamente podrá reconocerse el subsidio a una de las personas progenitoras, adoptantes o acogedoras. Su cuantía se calcula en proporción al porcentaje en que se reduzca la jornada laboral, que debe ser al menos de un 50%. No hay un tope máximo, pero siempre hay que mantener un porcentaje de jornada laboral, por mínimo que sea, porque la excedencia no está protegida por la prestación, sólo la reducción de jornada.

LISTA DE ENFERMEDADES

La lista de enfermedades amparadas por la prestación se amplió el pasado mes de febrero incluyendo tres nuevas patologías pediátricas, la epidermólisis bullosa -comúnmente conocida como piel de mariposa-, el síndrome de Behçet y el síndrome de Smith Magenis; además de admitirse por primera vez casos de enfermedades raras sin diagnóstico; “cualquier trastorno de base genética grave que, por indicación expresa facultativa, precise de cuidados permanentes en régimen de ingreso hospitalario u hospitalización a domicilio”.

La prestación puede renovarse mientras persiste la situación que originó su reconocimiento, pero se extingue automáticamente con el cumplimiento de la mayoría de edad del menor. CCOO respalda la reivindicación de las asociaciones de familias afectadas, que piden que la prestación se prolongue más allá de los 18 años, “ya que es precisamente en esa edad cuando puede ser más necesaria para hacer frente a los cuidados de un hijo que padece una enfermedad degenerativa.”