El presidente de -La Mancha, , ha asegurado este jueves que se alegra “muchísimo” de que la cooperación entre España y Francia haya permitido la detención en el país vecino del histórico dirigente de Josu Ternera.

Durante su intervención en un encuentro con empresarios en (Ciudad Real), García-Page se ha preguntado si habrá alguien “que no se alegre” de esta detención. “Yo mucho”, ha añadido.

“Me alegro muchísimo de que la cooperación entre España y Francia haya detenido a alguien que mis hijos no saben quién es pero que todos los que estamos aquí sí hemos sabido durante mucho tiempo quién era”, ha manifestado.

Al hilo de este argumento, ha desvelado que la última reunión que se celebró para pactar con Francia entre el expresidente francés François Miterrand y el expresidente español Felipe González se desarrolló en la sala situada debajo de donde tiene su despacho como presidente regional en el Palacio de Fuensalida —durante la que hubo que retirar un cuadro de la batalla de Pavía, que perdieron los franceses, según ha relatado— un encuentro que “fue bien”. “Y de aquellos polvos vienen estos lodos”.

En este contexto, se ha referido también a las elecciones europeas para avisar que uno de los objetivos que le gustaría que avanzase en este ámbito es “la indiscutible colaboración judicial y policial” entre países.

En su opinión, “no debiera pasar en Europa que cuando un sistema judicial ordena la detención de alguien, un sistema de otro país lo impida o lo dificulte”, siendo esto una “anomalía de un sistema que tiene que corregirse”. En este punto, ha aludido al caso del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

“EL ESTEREOTIPO DE LA BARBARIE”

También el senador del PSOE y alcalde de Valdepeñas, , ha comenzado su exposición aludiendo a esta noticia para recordar al fallecido exsecretario general del PSOE, , al que “no le hubiera venido mal saber que ha caído el estereotipo de la barbarie”.

Martín ha citado en este punto parte de uno de los poemas del poeta y ensayista Joan Juaristi, para confiar en que, “en la convulsa España del conflicto territorial que tenemos, los padres no sigamos engañando a los hijos, a ver si podemos hacer un futuro mejor”.