En rueda de prensa, García-Page ha considerado que, si eso ocurre, “hoy no se va a notar, pero mañana o pasado mañana —estas políticas— pueden traer de nuevo la oscuridad de quienes piensan que lo importante no son las personas, sino los elementos financieros”.

También ha opinado que el BCE “ha sido hasta ahora sensible con los países meridionales”, al tiempo que “ha evitado las tentaciones de buena parte del norte de Europa de pensar que españoles, portugueses y griegos viven de otros”.

“Ha hecho que se tomen decisiones con corazón que han permitido a España recuperar una parte importante de su capacidad financiera. Es una forma de europeizar el problema”, ha enfatizado.