En una rueda de prensa celebrada en Ciudad Real, García-Page ha señalado que él seguirá abogando por un acuerdo a nivel nacional, pero mientras ese acuerdo llega desde su Gobierno seguirá impulsando “una triple estrategia”.

En primer lugar, seguirá “defendiendo en los tribunales” el derecho como cuenca cedente de Castilla-La Mancha, “aportando soluciones técnicas y tomando la iniciativa”.

Además, ha recordado su intención de aprobar en 2018 una iniciativa legislativa que se trasladará al para replantear planes hidrológicos de cuenca y poner por delante el agua de las desaladoras.

“Ahora recibo insultos de organizaciones de regantes de , pero me preocupaba más que jalearan a mi antecesora hace cuatro años”, ha dicho.