En rueda de prensa desde La Roda, García-Page ha insistido en que “cortar una carretera con pretexto político es tan grave o más que hacerlo sin pretextos”. “Y la consecuencia tendría que ser la misma”.

Para García-Page, “la paciencia tiene un límite”. “Tenemos muy claro que no se puede seguir mucho más tiempo en este nivel de gamberrismo profesionalizado. Algún día terminaremos de saber quién lo paga, porque esto no es gratis”, ha agregado.

Siguiendo con su crítica, ha lamentado que haya universidades en Cataluña que en vez de ser “templos de sabiduría”, ahora están “dispuestas a aprobar a alumnos en la misma proporción en que asistan a manifestaciones”. “Es lo nunca visto en una sociedad avanzada y moderna. Irracional, no conduce a nada”, ha finalizado.