En un encuentro informativo, García-Page ha explicado que en momentos de crisis, las sociedades “buscan ideas a las que agarrarse”, y el independentismo aprovecha la circunstancia para airear demagogias “como el ‘España nos roba’”.

En todo caso, sí que ha considerado que hay “muchos dirigentes del que son fábricas de independentistas”, ante lo que ha pedido a Moncloa que “pilote la gestión del proceso contando con todos los partidos democráticos”.

“Es una batalla con muchos frentes, y tiene que haber una unidad sólida de todos esos partidos para no entrar en la trampa del derecho a decidir”, ha dicho, añadiendo que muchos catalanes “confunden el derecho a decidir con el derecho a que se sepa su opinión”.

De otro lado, ha dicho sobre el que “es difícil que le vaya bien” si antes “no se recupera el PSOE a nivel nacional”.