“Es importante que se aborde con seriedad el problema del castellano en Cataluña”, ha afirmado García-Page a su llegada al socialista en (), que se celebra para aprobar las nuevas normas internas del partido, que dan más peso a la militancia y a la Ejecutiva del secretario general, , en detrimento de los ‘barones’ autonómicos.

“Comparto el objetivo de reflexionar y de proteger el castellano de las fauces independentistas”, ha aseverado el presidente castellano-manchego, pero ha criticado la postura del Gobierno al anunciar con “golpes de pecho” que aprovechará la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña para garantizar que los padres puedan elegir el castellano como lengua vehicular en las escuelas catalanas.

Así, el ‘barón’ socialista ha afirmado que ve en el Gobierno “un ataque de encuestas” y “un ataque de nervios absoluto” porque, tras haber gobernado “muchos años” con mayoría absoluta, ahora ve cómo Ciudadanos crece en su proyección electoral. “Me gustaría que el ataque lo tuviera por las subidas en las encuestas del PSOE”, ha añadido y ha sentenciado que lo referente al empleo del castellano en toda España debería salir de un pacto de Estado y no del intento del PP de “influir en las encuestas”.