A preguntas de los medios tras una rueda de prensa, ha dicho que tiene la “impresión” de que Puigdemont “se acomode a la seriedad”, toda vez que “ya no se acomoda a la legalidad”.

“Este es un país serio, no se puede tomar el pelo a la gente. A estas alturas, el Estado cuenta con mi apoyo institucional como presidente. Lo relevante es que haya un cierre de filas institucional y pilote un proceso que tiene que ser inteligente y serio” ha dicho.

LLAMA A NO IMITAR LA “AMBIGÜEDAD” DE PUIGDEMONT

García-Page ha pedido al Gobierno de la nación que “no imite la ambigüedad” del presidente catalán, al tiempo que ha agregado sobre Puigdemont que “no puede firmar manifiestos en el salón del Parlamento y luego ser ambiguo desde otro punto de vista”.

Ante esta situación, ha solicitado a que “que tenga claro que hay un corto plazo y un largo plazo”, y en el corto “este país tiene que responder ante un desafío que es antidemocrático”.

“En segundo lugar, le pido que tome en consideración que, en el largo plazo, distinga entre la sociedad y los políticos. Hay mucha gente de buena fe en Cataluña que seguramente se ha dejado influenciar y ahora vive en una realidad que no es cierta”, ha indicado.