A preguntas de los medios tras una reunión con su homólogo aragonés, Javier Lambán, ha recordado cómo en el pasado reciente en el seno del PSOE se tiraban “los trastos a la cabeza unos a otros”, pero ahora “finalmente, todos los dirigentes del partido están de acuerdo, por fin, en que no se puede depender del independentismo”, algo que “ha costado”.

Con todo, ha insistido en que Pedro Sánchez cuenta con su “total confianza” para que tome la decisión “en nombre de todos”. “Lo digo como lo siento, en estos momentos de vértigo es muy importante que el líder del partido cuente con una confianza previa que mantendremos pase lo que pase”.

En este punto, se ha preguntado si la situación actual en cuanto a las conversaciones responden a “una de las peores tradiciones españolas de dejarlo todo para el último minuto”. “Me evoca a lo que le pasó a Carlos Saiz, ese maleficio que le llevó a averiar el coche un metro antes” de ganar el Campeonato del Mundo de Rallys, ha dicho.

Así, espera que ahora que Pedro Sánchez está “a punto de llegar a acuerdos” y que la distancia es “de un metro”, pueda haber en otros partidos la “flexibilidad que ha faltado estos meses”, toda vez que España “no necesita nuevas elecciones”.

“Celebro que ahora todos en el PSOE coincidamos en que no se puede depender de independentistas. No digo que no haya que mantener un diálogo institucional e intentar convencer y persuadir, pero es evidente que el Gobierno de un país no puede depender de quien tiene por objetivo político destrozarlo”, ha agregado.

Sobre Ciudadanos, García-Page celebra que “se hayan acabado los vetos y los cordones sanitarios”, algo que fue “claramente innecesario e injusto y trae como consecuencia callejones sin salida”: “Ojalá este levantamiento del cordón sanitario pueda abrir un nuevo espacio”.