En una misiva enviada al obispo de Ávila, Burillo, con la que se ha sumado a los actos conmemorativos de esta efeméride, el pontífice ha dicho que esta “insigne maestra de espirituales” recibió el título de Doctora de la iglesia de la mano de , la primera mujer que alcanzó esta distinción, por mostrar “al vivo lo secreto” de Dios, lugar donde entró “por vía de la experiencia, vivida en la santidad de una a la contemplación y comprometida en la acción por vía de experiencia sufrida y gozada”.

Este gesto, según ha significado el , no ha perdido su vigencia: contemplación y acción son legado para los cristianos, y siglos después el testimonio de la Santa y sus palabras, “aliento” para todos aquellos que se adentran en su castillo interior.

Al respecto, ha hecho hincapié en las enseñanzas de Teresa de Ávila de cara a los “contemplativos de la acción”, los primeros, los religiosos, a quienes les transmitiría de la importancia de “no tratar con Dios negocios de poca importancia”, como les decía a sus monjas.

“Ella nos sacas de la ‘autorrefenrencialidad’ y nos impulsa a ser consagrados en salida, con un modo de vida austero, sin ‘encampotamientos’ ni amarguras”, reza la carta a, tiempo que en este Año de la Vida Consagrada, Teresa muestra el camino de lo “fundamental”.

En cuanto a los sacerdotes, el Papa considera que Teresa incidiría en que no se olvidaran de la oración, su “fuerza de apoyo, luz y guía” en vida, pues, consciente de la importancia de la predicación para la fe de las gentes “más sencillas, la carmelita “valoraba a los presbíteros”.

Al hilo de esto, Francisco I ha subrayado lo “hermoso” que sería imitarla a través del rezo “infatigable” por los ministros del evangelio, “para no se apague el entusiasmo ni el fuego del amor divino y se entreguen del todo a cristo y a su iglesia”, con el objetivo de ser “brújula, acicate y consuelo como lo fueron para ella”.

LAICOS Y JÓVENES

“¿Y los laicos?, se cuestiona el Pontífice. Teresa fue hija de padres “piadosos y honrados” y, a lo largo de su vida, fueron muchos y buenos los laicos que le ayudaron en su camino y le facilitaron sus fundaciones. Es por ello que es necesario y mujeres como ellos”, que tengan “amor por la iglesia y colaboren con el apostolado” pues hay ambientes, según Francisco, en los que “sólo” ellos pueden llevar el mensaje de Dios, “como fermento de una sociedad más justa”.

Igualmente, el máximo dirigente de la ha destacado la “jovialidad” de Teresa, reflejada, a su juicio, en “máximas” que retratan su cualidades. Por este motivo, ha puesto de ejemplo su confianza en Dios y su manifiesto de que miedo y juventud “no se casan” para hacer un llamamiento a la juventud a que siga el camino marcado por la abulense.

“De la mano de Santa Teresa, los jóvenes tendrán valor para huir de la mediocridad y la tibieza y albergar en su alma grandes deseos, nobles aspiraciones dignas de las mejores causas”.

Finalmente, en la carta enviada al obispo de Ávila, el Pontífice pide a Teresa de Jesús el regalo de la devoción por , al que el mismo traslada sus preocupaciones y problemas.

“Por mi parte, encomiendo a cuantos celebran este V Centenario a la intersección de Santa Teresa, para que alcance del cielo todo lo que necesiten para ser de Jesús, como ella, y con la experiencia de su amor, puedan construir una sociedad mejor”, concluye.