Según los datos de la cadena pública, 47 de los 94 establecimientos abiertos colgaron el cartel de lleno en estas fechas. Es el caso de los paradores de , Cuenca, , , , , y (-La Mancha); , , , Ciudad Rodrigo, , , y (Castilla y ); Baiona, (); Santillana del Mar y Santillana Gil Blas (); Hondarribia y Argomaniz (País Vasco) y ().

Así como los de Arcos de la Frontera, , Cazorla, , Málaga-Gibralfaro (Andalucía); Bielsa y Sos del Rey Católico (Aragón); Arties, Cardona, Vic-Sau, y (Cataluña); Cangas de Onís, (); Chinchón (); (Canarias), El Saler y Javea (C.Valenciana); Guadalupe, , y Jarandilla de la Vera y (Extremadura) y ().

El presidente y consejero delegado de Paradores, Óscar López, ha valorad la “altísima ocupación” registrada y confía en que en 2019 la compañía renueve esa fidelidad de los clientes, al tiempo que ha agradecido a los empleados el esfuerzo realizado. “De ellos es el mérito de estas buenas cifras”, ha dicho en un comunicado.

PREVISIONES CIERRE DE 2018.

Paradores prevé cerrar 2018 con crecimientos del 2% y del 1,9% en ingresos medios por ocupación y por cubierto, respectivamente, en términos homogéneos según estimaciones de la cadena hotelera pública, que ha vendido este año 1,3 millones de habitaciones y más de 2,1 millones de cubiertos en los restaurantes de la red.

Descontando también los establecimientos de la red que han permanecido cerrados en uno u otro periodo, la cadena registrará un ligero aumento de la ocupación del 0,2%, ha informado la cadena hotelera.

Así las cosas, cerrará el año con una facturación total de 257 millones de euros, según las estimación a fecha del 15 de diciembre, y con un beneficio neto de más de 14 millones de euros, similar al ejercicio de 2017 pese a cierres importantes en algunos hoteles importantes de la red por obras de conservación.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) se situará en los 35 millones de euros para Paradores, que cumplió 90 años en 2018, y cuenta con 96 establecimientos en España y una franquicia en Portugal.