La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha participado hoy en el acto de conmemoración del 50 aniversario de la residencia de mayores ‘Nuestra Señora del Carmen’, conocida como ‘Ciudad de Matrimonios’ de Ciudad Real, donde ha asegurado que el “está valorando nuevas posibilidades” para dar soluciones a los castellano-manchegos a pesar de la paralización de los Presupuestos de 2017.

La consejera ha señalado que “determinadas inversiones que íbamos a llevar a cabo, como la reforma de diez casas en la Ciudad de Matrimonios, se van a ver paralizadas, pensamos que es un proyecto importante que hay que poner en valor y queda pendiente”, aunque ha tranquilizado a las personas mayores “porque la atención directa a las personas está garantizada”.

Para la consejera la residencia Ciudad de Matrimonios “es un proyecto único, de carácter público, que fue pionero en España en su tiempo”, si bien actualmente hay algunas iniciativas similares impulsadas desde la iniciativa privada, “porque es lo que más se asemeja a un hogar en el que el mayor quiere vivir, es una auténtica vivienda, un hogar de las personas mayores”.

En el acto, Aurelia Sánchez ha felicitado a , director en funciones del centro, por el enorme esfuerzo que realiza al dirigir tanto esta residencia y la de ‘Las Pocitas del Prior’ en , así como al resto del equipo de profesionales que integran la plantilla de la residencia.

La consejera ha entregado placas conmemorativas a la trabajadora jubilada del centro , que comenzó su labor profesional a los 16 años hasta jubilarse a los 64 y a la Congregación de Hermanas Siervas de los Pobres, que gestionaron el Centro durante 30 años, que ha sido recogida por la hermana María, generala de la Congregación.

Programas individuales de atención

‘Ciudad de Matrimonios’ aloja a 68 personas mayores, en 40 chalets individuales para cada matrimonio y una unidad de atención a personas mayores dependientes, “con un modelo de atención centrado en la persona, mediante programas ajustados a las necesidades de las personas dependientes que desde que promulgamos el Decreto de dependencia han vuelto a tener acceso a la Residencia” ha recalcado la consejera.

El centro residencial se organiza en una urbanización de casitas individuales para cada matrimonio y representó en su día un hito por su novedosa distribución. En ella conviven parejas que por razones de salud o soledad ya no quieren o no pueden seguir viviendo solos, para las que el equipo de empleados públicos que las atienden son garantía de buen servicio. Junto con la residencia de mayores de Torrijos, fue la primera residencia de titularidad de Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.