La muestra se puede visitar desde este viernes en las salas 1 y 2 del Museo Patio Herreriano de Valladolid y reúne en torno a 150 fotografías, en blanco y negro, además de artículos en los que explica hechos históricos ocurridos en los barrios de viviendas sociales de ciudades como , Toledo, , , o Palma de Mallorca; o el pasado de las zonas industriales de Londres en las que ahora se levantan edificios de rascacielos o centros comerciales.

Garrido vive actualmente en la capital inglesa, donde ha observado las transformaciones urbanas en las que ve una influencia de la “financiarización” del urbanismo y allí ha realizado dos de las series expuestas y coproducidas con el Patio Herreriano: ‘City of London’, de 2019; y ‘The Platform’, 2019-2020; junto a ellas se muestra ‘Corea’, de 2016 y 2017 que pertenece a la colección del Museo Reina .

“En Corea se sitúa, de algún modo, el origen de lo que vemos en Londres”, ha explicado Garrido, que mientras en la primera de las series ve que aunque el origen de los barrios esté en los años 50 su problemática social “no termina ahí”, en las dos de Londres se mira hacia el futuro que pueden tener las ciudades españolas, pero “teniendo en cuenta el pasado para pensar en el presente”.

El trabajo ‘Corea’, compuesto por 88 imágenes y completado con documentación, se centra en barrios levantados en varias ciudades españolas durante los años 50 a partir de las primeras promociones de vivienda social que puso en marcha el régimen franquista y que en muchos casos recibieron el sobrenombre de ‘Corea’.

El origen de la denominación no está claro, pero posiblemente estuviera influenciado por la Guerra de Corea, que tuvo lugar a primeros de los años 50, y con la que se establecían paralelismos con los barrios debido al “estigma” que se les dio a esos barrios como zonas conflictivas y problemáticas.

Garrido hila estos desarrollos con los llamados Pactos de Madrid, que se firmaron en el año 1953 y que permitieron el “fortalecimiento y legitimación del régimen” gracias al apoyo de Estados Unidos “en su voluntad de fortalecer el anticomunismo”. Por ello, el fotógrafo ve en la “construcción” de ese estigma una intención de “controlar a los pobres” al señalarlos como algo “extraño” y foráneo, ya que los habitantes provenían mayoritariamente del medio rural.

Esas ‘coreas’ están situadas en León, Toledo, La Coruña, Huesca, Palma de Mallorca o en el barrio palentino de San Juanillo.

Mientras tanto, las series de Londres surgen a raíz del traslado de Garrido a la capital británica, donde reside en la actualidad, y de la observación del proceso de transformación urbana en zonas céntricas en las que se han ejecutado proyectos sobre zonas anteriormente industriales, como la central eléctrica de Battersea, los muelles del antiguo puerto industrial de Canary Wharf, o los rascacielos de la .

Garrido ha realizado un trabajo de investigación y documentación para conocer y explicar “qué había antes” y cómo se ha podido pasar a este desarrollo en el que está muy presente la “gentrificación”, que comenzó por el área financiera pero que se extiende ya a muchos barrios.

Las causas, reflexiona el fotógrafo, están en la “financiarización del mercado inmobiliario” al que ve “prostituido” por los fondos internacionales, que adquieren viviendas en las grandes promociones de rascacielos de viviendas, que son ocupadas por millonarios de todo el mundo “a veces durante un par de semanas al año”, mientras la ciudad “vive un proceso de crisis de vivienda”.

En definitiva, la ciudad “crece vaciándose”, ha aseverado Alejandro S. Garrido.

CONECTAR AL MUSEO CON EL DEBATE SOCIAL

La concejal de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid, , ha subrayado que con esta exposición ve una manera de “conectar” al museo con los debates que hay actualmente en la sociedad, como la despoblación del medio rural y la “gentrificación” de las grandes urbes.

Así, se puede ver la evolución de la sociedad a través de las ciudades, con una emigración desde el campo en las décadas centrales del pasado siglo y un problema que “no se ha hecho por resolver” y que ahora motiva la despoblación de buena parte del medio rural.

Por su parte, el director del Museo, ha augurado un “brillante futuro” a este joven fotógrafo de 33 años y ha planteado que gracias a esta muestra se puede reflexionar sobre el “pasado, presente y futuro” de las ciudades.

La exposición se podrá visitar en las salas 1 y 2 del Patio Herreriano hasta el próximo 18 de mayo, con acceso gratuito.