Esta es la conclusión que PCAS-TC saca, según ha informado en nota de prensa, de la respuesta de la Comisión Europea a las preguntas que en su nombre realizó el eurodiputado de Primavera Europea .

La Comisión ha respondido a estas preguntas asegurando que “supervisa atentamente el proyecto LIFE+ Iberlince y tiene conocimiento de que se ha producido la muerte de cuatro de los ejemplares de lince ibérico reintroducidos hasta el momento en Castilla-La Mancha”.

Pero para el PCAS-TC la implicación de la Comisión Europea en este “grave” problema es escasa, pues deja en manos de la Junta de Comunidades, “que acaba de aprobar una Ley de Caza que permite el uso de lazos y cepos en las mismas fincas en las que se han soltado los linces”, y del , , “que ha iniciado los trámites de una penosa Ley de Montes, la vigilancia y las soluciones a un problema que ellos mismos han creado”.

Por ello, han insistido en que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha debería haber invertido “mayores” esfuerzos y medios en labores de concienciación de la población en las zonas donde se está reintroduciendo la especie, “evitando tanto la caza en las fincas donde se encuentran los linces ahora liberados, como la presencia de lazos, venenos, trampas u otros medios de caza ilegal, minimizando de esta manera el riesgo de bajas entre los linces”.

Tras insistir en que los resultados del programa LIFE+ Iberlince no son “especialmente esperanzadores” mientras no se corrijan estos defectos, han insistido en que la nueva Ley de Caza de Castilla-La Mancha “no es la mejor base para asegurar el buen fin de este programa de reintroducción del lince, pues está más pensada en proteger al cazador y la actividad cinegética, que en preservar especies en peligro”.