PCAS ha recordado en nota de prensa que han denunciado en varias ocasiones que los últimos informes batimétricos conocidos de los embalses de cabecera del Tajo datan del año 1983, considerando que es urgente la realización de los informes necesarios para conocer cuál es realmente la capacidad de estos embalses “a los que se roba el agua que nutre el Trasvase Tajo-Segura”.

El Partido Castellano ha manifestado que “se puede dar la circunstancia de que las reservas en Entrepeñas y Buendía estén falseadas por la presencia de lodos que todavía se computan como agua, por lo que es muy posible que dicha reserva sea al menos un ocho por ciento inferior a la declarada”. “En el caso de estos embalses, dado su tamaño, podríamos estar hablando de nada menos que unos 200 hectómetros cúbicos”, ha añadido.

Los castellanistas han criticado que el Ministerio y la CHT “nunca han contestado” a las solicitudes por escrito dirigidas por ellos para que se agilizaran las batimetrías que ahora han sido licitadas “ni tan siquiera cuando las mismas se han realizado a través del , evitando en muchos casos responder a estas preguntas con frases sin ningún sentido u obviando la pregunta sin más”.

El Partido Castellano espera conocer cuanto antes el resultado de estos estudios y exigirá en su momento que se hagan públicos “de manera inmediata y transparente, pues las cláusulas de confidencialidad del contrato pueden dificultar el conocimiento del mismo a los ciudadanos”.

Por otro lado, ha manifestado su temor de que “la política del Ministerio y la CHT de favorecer continuamente con sus decisiones a los lobbys trasvasistas” haga este estudio batimétrico “no refleje, en el momento de su publicación, la realidad de los embalses sino la realidad paralela que favorezca que las reservas de cabecera sigan siendo manipulados por el Ministerio a conveniencia de los regantes de Levante”.