A preguntas de los medios tras una rueda de prensa, ha dicho que aunque hay asuntos de los que se puede hablar mucho, “no tienen solución” siempre y cuando el independentismo “pretenda hurtar la soberanía nacional”.

En todo caso, se ha mostrado confiado en que en el corto plazo se rebaje la “tensión” en el conflicto catalán, al tiempo que ha pedido a los independentistas que “asuman el cauce constitucional” para “conseguir sus objetivos”.

En este sentido, ha urgido a la sociedad española a “no tolerar” la puesta en peligro de la soberanía nacional, lo que supone “un reto” ante la “amenaza” independentista que pone en peligro “el Estado del Bienestar, la igualdad y el futuro de nuestros hijos”.