Así ha valorado el VIII estudio de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN), que refleja que en Castilla-La Mancha la tasa de riesgo de pobreza se situó en 2017 siete puntos por encima de la media nacional, concretamente en un 33,8%, aunque descendió con respecto a los últimos años.

“Sostenemos estos niveles de pobreza mientras el país encadena ejercicios de crecimiento económico del 2,9% en 2017 y entorno al 2,6% en 2018, y las empresas” perciben mayores beneficios que no repercuten en los trabajadores”, ha afirmado.

Según Pedrosa, cada vez hay más trabajadores pobres porque “si el paro ha descendido un 3% en la región, en el segundo trimestre de 2018 ha sido a costa de precarizar y empobrecer, y así se constata cuando vemos que los castellano-manchegos pierden poder adquisitivo y reciben salarios considerablemente inferiores a la media del país”, ha informado el sindicato en nota de prensa.

La media de incrementos salariales acordados en los convenios con las distintas patronales de la región para 2018, según el secretario regional de UGT, “es solo del 1,5% mientras la inflación interanual de Castilla-La Mancha se sitúa en un 2,7%”.

“Hay una pérdida de 1,2 puntos porcentuales de poder adquisitivo y esto se debe a los cambios unilaterales de la patronal en la negociación colectiva que impiden el reparto de la riqueza”, ha afirmado Pedrosa.

Además, se ha eco de los datos del INE que arrojan que la renta media por hogar en la región en 2017 fue de 23.159 euros, un 19% inferior a la media nacional, y el salario anual de 20.423 euros, un 11,6% menos que la media. “Las medidas de lucha contra la pobreza que el PP eliminó en sus gobiernos son imprescindibles, y la recuperación que desde 2015 han hecho comunidades como Castilla-La Mancha y varios ayuntamientos ayuda a avanzar en la dirección correcta pero a UGT nos parece que es mucho más eficaz prevenir la pobreza, y eso tiene que venir por un reparto de la riqueza urgente”, ha concluido Pedrosa.