Los detenidos, que contaban con numerosos antecedentes policiales por delitos contra el patrimonio, de similares características a los investigados, cometieron los robos tanto en establecimientos comerciales, bares, restaurantes, estancos, gasolineras, como en naves agrícolas e industriales, 36 de ellos en la provincia albaceteña, 20 en la ciudadrealeña, 6 en la conquense y 1 en la cordobesa, según ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

Entre los meses de julio y septiembre de 2019 la Guardia Civil y la tuvieron conocimiento de la comisión de varios hechos delictivos en todo tipo de inmuebles, desde bares, restaurantes, estancos o gasolineras a naves agrícolas e industriales, detrás de los cuales podría actuar un grupo organizado de personas.

En las primeras investigaciones e inspecciones oculares realizadas en los lugares donde se habían producido los robos tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional observaron ciertas coincidencias y un mismo patrón de actuación que hacía pensar que detrás de estos robos ser encontraba el mismo grupo de personas, perfectamente organizado.

En uno de los servicios operativos que la Guardia Civil de Albacete había desplegado en su provincia, efectivos del Equipo de Investigación de la Guardia Civil de avistaron en la autovía A-31 (-Valencia) a una furgoneta que infundió sospechas a los agentes.

Tras su parada, se procedió a la identificación de sus tres ocupantes, todos ellos con numerosos antecedentes por la comisión de ilícitos penales contra el patrimonio, localizando en la parte trasera del vehículo numerosos efectos de los que no pudieron acreditar su ilícita procedencia, averiguándose que habían sido sustraídos en varios robos, cometidos tanto en la provincia de Albacete, como en las de Cuenca y .

Entre estos efectos figuraban, comestibles, 126 paquetes de tabaco, 10 botellas de bebidas alcohólicas, 12 teléfonos móviles, 4 ordenadores, 3 televisiones, varias videoconsolas, taladros, gatos hidráulicos, amoladoras, moto sierras y numerosas cajas de herramientas.

Continuando con los operativos policiales desarrollados, a mediados de septiembre, por parte de Policía Nacional se procedió a la identificación, en Albacete, de uno de los integrantes del grupo investigado procediéndose a la intervención de numerosos objetos, entre ellos tacaco, bebidas alcohólicas y armas blancas, así como también de dinero en efectivo. Posteriormente se comprobó que estos efectos procedían de robos cometidos en diferentes lugares de la provincia de Albacete.

OPERACIÓN CONJUNTA

Mientras la Guardia Civil investigaba las acciones de este grupo tratando de identificar a todos sus integrantes se tuvo conocimiento de que agentes de la Comisaría del Cuerpo Nacional de estaban investigando sobre unos hechos delictivos de similares características a los que venía investigando la Benemérita cuyos autores podían coincidir.

Desde ese momento ambos cuerpos policiales comenzaron a trabajar de forma conjunta y coordinada para tratar detener a los integrantes de este grupo, esclarecer los hechos delictivos y recuperar los efectos sustraídos en ellos.

A raíz de estas primeras detenciones se averiguó que los integrantes del grupo repetían el modo de actuación en la mayoría de los robos eligiendo previamente los lugares donde más tarde se producirían los mismos, a los que accedían tras violentar cerraduras, puertas o ventanas con picos o palanquetas, ocultando su rostro con diferentes prendas de vestir.

El botín principal de estos robos era el dinero que pudiera haber en las cajas registradoras o recreativas, bebidas alcohólicas, tabaco o herramientas de todo tipo que rápidamente ponían a la venta para evitar una futura investigación policial, llegando a robar en una misma noche en diferentes lugares.

VIOLENCIA EN SUS ACTUACIONES

El grupo disponía de una amplia movilidad geográfica, aprovechando siempre las diferentes campañas agrícolas para asentarse en determinadas provincias con el fin de que sus integrantes pasaran desapercibidos entre los trabajadores y así eludir un posible control policial.

Los ahora detenidos empleaban gran violencia en sus actuaciones, causando grandes pérdidas económicas a los propietarios de los establecimientos, tanto en los materiales o artículos que sustraían como en los daños que ocasionaban.

En algunos robos forzaban las máquinas recreativas en los propios establecimientos públicos, pasando en otros a cargarlas directamente en los vehículos que utilizaban, la mayoría de ellos sustraídos, para cortar los tiempos del robo, siendo abandonadas, una vez forzadas.

En la fase final de la operación, efectivos de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía de Albacete consiguieron identificar y detener a varios de los integrantes del grupo criminal cuando viajaban en un vehículo sustraído, cuyo conductor trató de darse a la fuga embistiendo los vehículos de la USECIC que componían el control policial. En el citado vehículo se localizaron diversas herramientas como picos, palanquetas, tijeras, así como guantes y prendas de vestir, utilizadas para ocultar sus rostros en los robos.

En el registro realizado en la vivienda donde residían los detenidos se intervinieron 16.720 euros en billetes de curso legal y 51,29 euros en moneda fraccionaria, 303 cajetillas de tabaco de diversas marcas comerciales, 7 teléfonos móviles de distintas marcas y modelos, una televisión de 50 pulgadas, varias botellas de bebidas alcohólicas, dos máquinas radiales y discos, una pulidora, un taladro eléctrico, una máquina de soldadura, 1 hacha de grandes dimensiones, 2 focos LED, cable eléctrico y un maletín de herramientas, así como 25 navajas de diversos tipos y tamaños.

63 DELITOS DE ROBO ESCLARECIDOS

Los 63 delitos de robo con fuerza esclarecidos fueron cometidos tanto en establecimientos comerciales, bares, restaurantes, estancos, gasolineras, como en naves agrícolas e industriales.

De estos ilícitos penales, 36 se cometieron en Albacete capital y en las localidades albaceteñas de Alpera, Aguas Nuevas, Barrax, Chinchilla de Montearagón, El Salobral, La Gineta, La Roda, Minaya y Tarazona de la Mancha, 20 en la provincia de Ciudad Real, 6 en la de Cuenca y 1 en la de Córdoba.

En los distintos servicios operativos que concluyeron con la detención de los autores de los hechos delictivos intervinieron efectivos de los Equipos de Investigación de la Guardia Civil de Albacete y de Almansa y del Grupo 1º de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Albacete, siendo auxiliados en las detenciones de la fase final de la operación por componentes de la (USECIC) y de la , de la Benemérita albacetense.

Las diligencias instruidas por ambos cuerpos policiales, junto con las personas detenidas, han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción número 3 de Albacete, que ha centralizado la causa.