El objetivo de la convocatoria, que cuenta con un presupuesto de 1,6 millones de euros, es la mejora directa de la empleabilidad de las personas con discapacidad, mediante la adquisición de las aptitudes y competencias necesarias, afrontando la inadecuación de las capacidades existentes al mercado laboral, de manera que sea posible su incorporación de forma estable y duradera en el tiempo.

Por comunidades autónomas, destaca Andalucía con 160 beneficiarios del total de 18 proyectos aprobados. También Castilla-La Mancha, donde recibirán formación 95 personas con discapacidad gracias a los 10 proyectos seleccionados. En Extremadura se beneficiarán de la formación 56 personas, 34 en , 17 en la Comunidad de y 14 en la Región de . Otros de los proyectos seleccionados corresponden a Canarias, Cataluña, y . En cada uno de ellos, se formará a 10 personas con discapacidad.

Por perfiles de actividad, la mayor parte de los proyectos ofrecerán formación en los ámbitos de hostelería, limpieza, jardinería y floristería y en el sector sociosanitario, según detallan los impulsores.

Los programas constan de dos tipos de acciones formativas. Unas teóricas, de un mínimo de 160 horas por participante, y otras de formación en puesto de trabajo, con un mínimo de 100 horas durante las cuales los participantes puedan demostrar las habilidades y capacidades adquiridas en el periodo formativo.

Los proyectos garantizan la especialización formativa para la adquisición de aquellos conceptos y habilidades básicas necesarias para responder a la necesidad del futuro puesto de trabajo.

Además, la metodología aplicada se basa en la formación personalizada e individualizada de cada participante para proporcionarle los apoyos que sean necesarios en función de su perfil profesional y sus necesidades por razón de su discapacidad.

Las ayudas se concretan en una aportación de 4.000 euros por participante y están concebidas para desarrollar proyectos que atiendan a los colectivos más desfavorecidos en términos de empleabilidad.