El ha mostrado su empatía con la concentración de este miércoles de los regantes murcianos para exigir soluciones a la situación de sequía, y ha apremiado al Ejecutivo central a que ponga en marcha medidas, pues “puede ser una negligencia haber convertido el país en un desierto”.

En rueda de prensa, el portavoz del Gobierno regional, , ha mostrado su respeto a las quejas por parte de la Región de al tiempo que ha manifestado que el Gobierno no puede tener como “único punto del orden del día” las elecciones catalanas. “Tiene otro problema que es la sequía, no es sólo problema de Murcia ni , es del conjunto de España”.

A su entender, hace falta tratar a todas las regiones por igual, no puede haber regantes “de primera o de segunda” ni “trasvase bueno o trasvase malo”, al tiempo que se ha mostrado preocupado por cómo explicará el Ejecutivo central “a generaciones futuras” por qué no hizo “nada” cuando se alzó “una voz de alarma” y “no se escuchó”.

Tras mostrar una imagen en la que se puede apreciar la falta de agua en la región, ha recordado que próximamente el Gobierno autonómico llevará al Congreso una iniciativa parlamentaria que reclamará al Gobierno central el uso de las desaladoras en Levante para paliar la sequía.

“Tenemos que conseguir que el precio de las desaladoras sea igual de bajo que actualmente tiene el trasvase. En menos de dos años no va a quedar ni una sola gota en Entrepeñas y Buendía. Entonces el Gobierno se dará cuenta que veníamos denunciando esta situación”, ha afirmando Hernando.

Asimismo, ha añadido que “por primera vez el levante español ha dejado de mirar al Atlántico y ha mirado al Mediterráneo donde tienen que activar las desaladoras, como primera fuente de agua potable para consumo humano, para regar y cualquier otra opción”.

Ante la denuncia de Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha que ha alertado de que el “pretende dejar fuera del plan de sequía y del Pacto Nacional por el Agua el trasvase Tajo-Segura”, el portavoz del Gobierno regional ha considerado que es “inaceptable” hablar de “regante de primera o de segunda” y ha pedido al Ejecutivo “ser serios”.

GUIJARRO

De su lado, el vicepresidente primero del Gobierno regional, , ha asegurado en (Cuenca) que en 2018 Castilla-La Mancha “exigirá y trabajará con el y los gobiernos de los territorios que quieran sumarse para alcanzar un acuerdo nacional en materia de agua”.

Martínez Guijarro considera que “ahora se dan las condiciones idóneas para hacerlo, pues estamos viviendo momentos muy complicados en la gestión hidráulica en nuestro país, en los que además estamos viendo las alternativas que tienen otros territorios”.

Desde Vara de Rey, en plena cuenca del , el vicepresidente primero ha enviado un mensaje a los agricultores y regantes murcianos que este miércoles han salido a la calle para reclamar más agua, recordando que “al mismo tiempo que ellos se manifiestan, se está convocando la Junta de Regantes del Acuífero de Altomira y la está planteando fuertes restricciones al regadío en esta zona y, por tanto, problemas para el mantenimiento de la actividad agrícola y la industria agroalimentaria”.

Y es que Martínez Guijarro ha señalado que “La Mancha significa ‘la seca’ y la gente no puede pensar que de aquí puede salir agua para abastecer a otros territorios que tienen otras alternativas”, ha informado la Junta en nota de prensa.