En un desayuno informativo, Nicolás ha considerado que esta imagen “no es simpática”, avisando de que “al final son los usuarios los que deciden si se suben a un coche o a otro”.

En todo caso, ha abundado en que si la aparición de licencias VTC se hubiera regulado a nivel nacional “con cabeza”, el conflicto actual no existiría, tal y como ha pasado en otros países del entorno europeo.

“Defendemos al sector del taxi. No se puede abrir la competencia sin regular. No tiene sentido que el Gobierno central diga que tienen que regular las comunidades autónomas, y que ahora las comunidades autónomas digan que los ayuntamientos. Al final los ayuntamientos dirán que los hagan las comunidades de propietarios”, ha ironizado.