Sin embargo, el de la región ha recordado en nota de prensa que esta prestación está fuera de la cartera básica de servicios tanto del Sistema Público de Salud (SNS) como del (Sescam).

Precisamente, con el fin de intentar solucionar tanto la inclusión de los podólogos como profesionales del primer nivel asistencial y, a su vez, resolver la problemática que existe en la atención al pie diabético, desde que se suprimió el convenio de colaboración que había entre el órgano colegial y la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha, la nueva junta directiva del Colegio de Podólogos se ha puesto en contacto tanto con los responsables de la Consejería de Sanidad como del Sescam para mantener una reunión conjunta y hablar de estos asuntos, “sin haber obtenido respuesta afirmativa por el momento”.

Por lo tanto, el Colegio Oficial de Podólogos de Castilla-La Mancha ha emplazado a ambas instituciones a impulsar la puesta en marcha conjunta de acciones e iniciativas de concienciación, formación y educación para los pacientes, con la finalidad de mejorar la asistencia a las personas con diabetes.

INCLUSIÓN DEL PODÓLOGO EN EQUIPOS DE SALUD

Esta mejora en la asistencia supone intervenir y detectar precozmente el pie diabético, con la inclusión del podólogo en los equipos de salud que atiende a estos pacientes, con el propósito de mejorar la calidad asistencial, así como reducir costes y listas de espera innecesarias e incluso retrasos diagnósticos y terapéuticos que son responsables de posibles nefastas consecuencias, que pueden acabar en la amputación.

En paralelo, el COPCLM ha iniciado comunicación con las principales asociaciones de diabéticos de Castilla-La Mancha para poner en marcha acciones conjuntas en beneficio del colectivo de personas diabéticas.

El gran número de patologías del pie y la gran cantidad de usuarios de las consultas podológicas hacen necesaria, apunta el COPCLM, la presencia de profesionales de la Podología en la Sanidad Pública, figura ahora mismo inexistente en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha.

El objetivo de ello, primero es salvaguardar el derecho a la salud, como recoge e artículo 43 de la Constitución y, en segundo lugar, por el ahorro económico que implicaría para las arcas públicas.

En ese sentido, ha pedido que no se pospongan asuntos como el pie diabético, una de las complicaciones habituales que pueden derivarse de un mal control de la diabetes, a consecuencia de heridas que no terminan de cicatrizar por la pérdida de sensibilidad en las extremidades inferiores.

De hecho, en España este problema afecta anualmente a más de 100.000 personas y en el mundo cada veinte segundos se pierde una extremidad inferior por culpa de la diabetes.