Así lo ha indicado el director general de Salud Pública en funciones, , junto al director general de Atención Sanitaria en funciones, , este viernes en una rueda de prensa, donde se ha presentado la nueva edición de este plan regional que tiene como objetivo prevenir riesgos para la salud debidos a las altas temperaturas registradas durante el verano y reducir el impacto de sus posibles efectos.

Entre las recomendaciones están que los ciudadanos adapten sus actividades deportivas a las horas de menor calor para evitar insolaciones, además de beber abundantemente a lo largo del día, utilizar ropa holgada o mantenerse a la sombra siempre que sea posible.

Tordera ha señalado como recomendación que se cierren las ventanas de las casas en las horas de mayor insolación y refrescar las viviendas por la noche, cuando las temperaturas bajan. También, ha instado a evitar bebidas con alto componente en cafeína, azúcar o alcohol.

Además, para refrescarse es conveniente permanecer dentro del domicilio en las habitaciones más frescas, ducharse con agua fría varias veces al día o humedecer el cuerpo con toallas frescas o baños fríos de pies.

El director general de Salud Pública ha añadido que hay que tener “mucho cuidado” con los grupos de mayor riesgo, entre ellos los mayores de 65 años y los menores de 5 años; madres lactantes, dependientes, enfermos crónicos que tomen medicación, así como personas consumidoras de alcohol y drogas habituales.

Por ello, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha puesto en marcha la campaña informativa #VeranoSaludable, con sendos apartados con recomendaciones ante este plan en las páginas web www.castillalamancha.es y www.sescam.castillalamancha.es.

Con este plan, la Consejería de Sanidad emite diariamente un informe con las temperaturas esperadas para el día y las predicciones para los cinco siguientes, con el objetivo de servir de indicador para que las autoridades sanitarias y sociales activen los mecanismos de actuación previstos en el plan.

MÁS SANIDAD

Por su parte, el director general de Atención Sanitaria en funciones, José Antonio Ballesteros, ha informado de la activación del plan ‘Más Sanidad’ que engloba los meses de julio, agosto y septiembre y que está diseñado para evitar la “ralentización” de la actividad asistencial durante el verano.

Así, ha dicho que este verano se va a “continuar trabajando en una línea que ha dado muy buenos resultados”, ya que los datos indican que el incremento de la actividad registrada en el verano de 2016 se consolidó en 2017 y 2018, por lo que el objetivo para 2019 es “mantener la actividad respecto a los veranos anteriores e incluso incrementarla”.

El director general ha indicado que está previsto realizar más de 5.300 sesiones quirúrgicas, más de 245.000 primeras consultas, más de 22.200 resonancias magnéticas y más de 41.000 tomografías computerizadas.

Además, durante estos meses se va a mantener operativa la red de camas que tiene el (Sescam) para que sean utilizadas en ingresos urgentes programados y dotadas con el personal necesario para que los pacientes reciban asistencia sanitaria.