En una entrevista con , Herranz ha apuntado que es uno de los pilares del trabajo que ya está desarrollando su departamento como “uno de los objetivos prioritarios” en busca de un texto legislativo que blinde este plan “y que no quede simplemente vinculado a cuatro años de Gobierno”.

Según ha dicho, se trata de un proceso “que llevará mucho trabajo” de todo el equipo, si bien se quieren acortar los plazos para que en el próximo ejercicio legislativo entre en vigor.

La consejera se ha mostrado confiada en que una norma que garantizará renta, techo y suministros a todos los castellano-manchegos contará con el apoyo unánime de los tres grupos parlamentarios representados en las Cortes regionales, por lo que ha hecho un llamamiento a los diputados del para que aporten y sumen fuerzas de cara a apuntalar este texto.

“Sería casi increíble que una ley de este tipo no saliera por unanimidad. Espero y confío que así sea, sería magnífico. Creo que la urgencia que hay en Castilla-La Mancha por contar con este plan lo merece”, ha apuntado.

Además, ha avanzado que tanto el Plan de Garantías como la ley que lo sustentará se realizará con la participación de “todos los agentes sociales” de la Comunidad Autónoma. “Creo que debemos escuchar lo que tienen que decirnos. Hay que acercarse a la realidad de los castellano-manchegos y creo que toda la sociedad civil tiene derecho a participar”.

PREPARANDO EL DIAGNÓSTICO PARA IMPLANTARLO A PRINCIPIO DE AÑO

Toda vez que el equipo de trabajo en la nueva Consejería ya está formado y a falta de que se aprueben las cuentas regionales la próxima semana para empezar a disponer de partidas presupuestarias específicas, las primeras semanas de funcionamiento del departamento de Herranz pasan por la elaboración de “un diagnóstico certero” de las necesidades más urgentes en Castilla-La Mancha.

Según ha explicado, de momento “ya se están trazando procesos de coordinación del plan y ha arrancado el proceso de diagnóstico profundo que permita ajustar las necesidades concretas”, con la idea de que en 2018 empiecen a liberarse las primeras ayudas “de manera progresiva”.

Para elaborar este diagnóstico no se parte de cero, ya que “la trayectoria personal” tanto de Herranz como de todo su equipo hace que lleven “años trabajando” en su preparación.

En ella, se plantean como retos fijar “la situación real de pobreza en Castilla-La Mancha, cuáles son las necesidades más urgentes y hasta qué punto se pueden garantizar aspectos como la salud, el trabajo o la educación”.

Pese a que ya cuentan con algunos parámetros de estudios previos, ahora tocar “volver a hacerlos”, ya que “la realidad social cambia con mucha rapidez y hay que llevarlos al extremo de la pureza y la profundidad de su análisis”.

“DIEZ AÑOS DE GOLPES”

La realidad del diagnóstico viene marcada según Inmaculada Herranz por “diez años de golpes” sufridos por los ciudadanos de la región, sobre todo a causa de “la crisis económica y las políticas restrictivas del PP desmantelando servicios sociales públicos”, lo cual “ha deteriorado las condiciones de vida”.

Como consecuencia, la sociedad castellano-manchega “ha sufrido un fuerte empobrecimiento” hasta el punto de que “uno de cada tres ciudadanos está en riesgo de pobreza y de exclusión social”, muy por encima de la media nacional según sus datos y de manera acentuada en los más jóvenes.

“Esto es insostenible, y más para la infancia y la adolescencia”, ha alertado Herranz, incidiendo además en la necesidad de atajar la “pobreza heredada” instalada en la región.

Herranz considera el trabajo como uno de los ejes para que los más necesitados puedan salir adelante y ha avanzado que desde su Consejería se trabajará en coordinación con la cartera de Empleo que dirige , si buen ha recalcado que el Plan de Garantías “es integral” y también irá de la mano de los departamentos de Educación y bienestar Social.

VENTANILLA ÚNICA

La nueva consejera del Gobierno de Castilla-La Mancha ha enumerado los ejes sobre los que girará su estrategia, poniendo el acento en que la consecución de la “cobertura total de las necesidades básicas de toda la población” es uno de los objetivos.

“Apostaremos por agilizar procesos administrativos, conseguiremos que la Administración se adapte al ciudadano y pretendemos que se pueda concretar la relación con un sólo paso a través de una ventanilla única, lo cual es un reto relevante”, ha detallado.

Además, otro elemento “clave” será la implantación de la renta garantizada, lo cual ha definido como “el reto central”.

“Estos primeros meses trabajaremos como mucho ahínco en ese diagnóstico donde se definirán las necesidades y los perfiles de las situaciones que tenemos que cubrir”, ha agregado.