El Plan de Salud 2019-2025, que actualmente se encuentra en información pública, recoge aspectos muy relevantes para la población de mayores de Castilla-La Mancha.

Así lo ha afirmado el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, momentos antes de participar en el II Foro ACESCAM, que se ha desarrollado bajo el lema ‘Cuidar. Lo más valioso’.

Fernández Sanz ha destacado la importante apuesta que el está realizando por un modelo basado en la importancia de la Atención Primaria, centrado esencialmente en la , mediante el acompañamiento a las personas y potenciando la prevención de la enfermedad, como destaca la inversión realizada en vacunas.

Asimismo, el Plan de Salud dará respuesta a uno de los desafíos a los que se enfrentan los modernos sistemas sanitarios como es el desafío de la cronicidad, que tiene dos elementos clave, como son el envejecimiento de la población, una realidad en España con carácter general y de más impacto en Castilla-La Mancha y el impacto que las enfermedades crónicas tienen sobre la sostenibilidad del sistema.

Un ejemplo es que el 3,7 por ciento de nuestra población se encuentra por encima de los 85 años, con la consiguiente necesidad de atención médica en sus diferentes ámbitos, tanto en Atención Primaria como en Atención Hospitalaria, pruebas diagnósticas, entre otras cosas.

Concretamente, en algunas de nuestras Gerencias ya suponen porcentajes más relevantes, como en Cuenca donde supone el 5,18 de los beneficiarios y , , y donde está por encima del 4 por ciento.

El responsable de las políticas sanitarias ha explicado que “este acto coincide con un momento muy interesante como es que recientemente se ha pasado por la Mesa de Bienestar Social el proyecto de Ley del Tercer Sector, porque renueva lo que estaba recogida en normativa desde 2010”.

Por otra parte, ha destacado el consejero, se está elaborando un borrador del Decreto de asistencia farmacéutica en centros sociosanitarios, como desarrollo normativo de la Ley de Ordenación Farmacéutica y para su adecuación a la legislación estatal que queremos que vea la luz en este año 2020.

El objetivo del proyecto del Decreto es garantizar una asistencia farmacéutica adecuada y de calidad a los residentes en estos centros y generar un modelo de atención farmacéutica que además sea homogéneo para el conjunto de residentes de las residencias de Castilla-La Mancha.

Por otra parte, Fernández Sanz ha recordado que la Ley de Dependencia generó un nuevo derecho subjetivo dentro de nuestro Estado del Bienestar, con un marco de prestaciones y servicios para la promoción de la autonomía y la protección y atención a las personas.

Esto obliga a que haya una coordinación entre los Servicios Sociales y el Sistema Sanitario, como ya se está haciendo en la evaluación de la situación de las personas, donde deben diseñarse Planes de Atención Sociosanitaria.

El consejero ha explicado que el Gobierno que preside quiere dar una respuesta ágil a esta realidad a la que nos enfrentamos y para ello cuenta con dos direcciones generales, una de Cuidados y Calidad y otra de Humanización y Atención Sociosanitaria.

La Dirección General de Cuidados y Calidad tiene como objetivo reconocer el protagonismo de los cuidados, autocuidados, desarrollo de la salud comunitaria y la continuidad asistencial en un modelo integrador donde el rol de cada una de las profesiones sanitarias cobra absoluta importancia y de una manera especial la profesión de enfermería, aspirando a un sistema sanitario moderno, eficiente e innovador y de excelencia.

Por su parte, la Dirección General de Humanización y Atención Sociosanitaria responde al objetivo de incrementar la coordinación entre estos ámbitos de intervención para atender situaciones con necesidades de respuesta sanitaria e incluso en muchas ocasiones sociales, en personas convalecientes con necesidad de un seguimiento sanitario no hospitalario o con situaciones familiares que dificultan cuidados, o con personas que no tienen sus domicilios adaptados.