En un comunicado, el colectivo explica que los menores dependientes “no tienen tarjeta sanitaria propia, por lo que deben asumir el porcentaje de pago que tengan sus progenitores como beneficiarios de los mismos”.

La Plataforma entiende que, tras la limitación del copago farmacéutico de los pensionistas a 8 euros al mes por parte del Gobierno regional, “ha llegado el momento de facilitar de eliminar el injusto copago para los niños dependientes”, una medida que calculan supondría un coste de 900.000 euros al año y que esperan que los tres grupos parlamentarios asuman como propia.