Marcial Marín se ha propuesto eliminar de las aulas ordinarias a los menores con necesidades educativas especiales. Para ello, está creando en los colegios ordinarios las denominadas aulas TEA, auténticos guetos en los que recluye a estos alumnos aislándolos del resto de los compañeros y dejándolos al margen del sistema educativo al que tienen derecho constitucionalmente, han señalado esta mañana en rueda de prensa y , de la citada Plataforma.

El Ejecutivo regional pretende aislar al alumnado con necesidades educativas especiales en las denominadas aulas TEA. En el momento que estos alumnos son eliminados de las aulas ordinarias, se les da una calificación de alumnos con necesidades educativas especiales, lo que hace que jamás puedan volver a reincorporarse a las aulas ordinarias con el resto de compañeros. De modo que una vez finalizada la enseñanza básica obligatoria, no podrán cursar estudios superiores, puesto que en los institutos no hay aulas TEA, y su única salida son los centros ocupacionales.

Después de la exclusión de los alumnos motóricos, para los cuales el Consejero ha creado los llamados “Centros Cabecera”, ahora elimina progresivamente a los profesionales de apoyo de las aulas ordinarias y los traslada a las nuevas aulas TEA, en las que pretende aglutinar a todos estos alumnos, independientemente de cual sea su necesidad especial o de la intensidad con la que se manifieste en cada uno de ellos. Marcial Marín obvia la capacidad de adaptación que las y los niños tengan o los avances que puedan experimentar con la ayuda de sus apoyos en las aulas ordinarias y les impone un único futuro: vivir al margen de los demás.

Ante esta situación, la Plataforma ha efectuado reclamación ante el Ministerio Fiscal, ante el Consejo General del Poder Judicial y ante la Oficina Permanente Especializada del Consejo Nacional de Discapacidad, así como queja ante el Defensor del Pueblo.