A nivel nacional, la población residente en España ha crecido en 2016 por primera vez desde 2011 y se ha situado en 46.528.966 habitantes a 1 de enero de 2017, con un incremento de 88.867 personas. El número de españoles ha aumentado en 81.975 personas y el de extranjeros en 6.892. En estos resultados influye el proceso de adquisición de nacionalidad española.

Durante 2016, España ha registrado un saldo migratorio positivo de 89.126 personas. La inmigración aumentó un 21,9 por ciento, mientras que la emigración ha descendido un 4,6 por ciento respecto al año anterior. En el caso de los españoles, el saldo migratorio ha sido de -23.540 personas, menos negativo que en 2015, cuando fue de -42.536.

El saldo migratorio de los extranjeros ha sido de 112.666 personas en 2016, positivo por segunda vez consecutiva desde 2010 y un 176,3 por ciento mayor que el del año anterior. Ha emigrado 241.795 personas e inmigraron 354.461.

El número de habitantes ha decrecido durante 2016 en Castilla y , , Castilla La Mancha, Extremadura, Principado de , , y , y ha aumentado en el resto de comunidades autónomas.