Martínez ha asegurado que esta iniciativa, que se ha negociado con la empresa como addenda al contrato, se pone en marcha como una experiencia piloto con objeto de recabar datos de cara a la puesta en marcha en el futuro de un servicio permanente, según ha informado el consistorio conquense en nota de prensa.

Las lanzaderas saldrán de la Plaza de la Constitución y subirán al barrio del Castillo haciendo las paradas habituales (Palafox, , Alfonso VIII, Plaza Mayor o San Pedro).

En cuanto a los horarios, comenzarán a funcionar a las 10.30 hasta la 1.15 horas (primera y última subida desde la Plaza de la Constitución) excepto el domingo que finalizará a las 19.15 horas. La frecuencia del servicio será cada 15 minutos.

Este servicio se prestará con dos autobuses algo más pequeños de los habituales que se dedicarán únicamente a realizar este recorrido.

Los autobuses de las Líneas 1 y 2, que habitualmente prestan servicio al Casco Antiguo, harán su recorrido normal en el horario habitual de cada uno de los días, con la diferencia de que al llegar al Puente de la Trinidad no subirán a la Plaza Mayor y se dirigirán a la Plaza de la Constitución para enlazar con el servicio lanzadera.

A modo de ejemplo, un ciudadano que quiera viajar de la Estación del AVE a la Plaza Mayor tendrá que coger el autobús de la Línea 1 hasta la Plaza de la Constitución y después coger el bus lanzadera con el mismo billete.

El precio de los autobuses lanzadera será el mismo que el del resto de líneas, 1,20 euros. En caso de trasbordo, se podrá viajar con el mismo billete.

RESTRICCIONES EN CASCO ANTIGUO

La puesta en marcha de este servicio de autobús al Casco Antiguo cada 15 minutos va a conllevar restricciones de acceso para los vehículos particulares.

Así, desde este viernes 6 de diciembre a las 10.30 horas hasta el domingo día 7 a las 19.30 horas, solo podrán acceder a esta zona de la ciudad vehículos de residentes debidamente acreditados, usuarios de hoteles, aparcamientos públicos, carga y descarga y vehículos de servicio público.

El concejal de Movilidad ha recordado que el actual equipo de Gobierno tiene entre sus compromisos mejorar el servicio de transporte urbano y la accesibilidad a la parte alta de la ciudad, y la puesta en marcha de este programa piloto supone empezar a trabajar en la consecución de ambos.

“Por supuesto, se trata de una prueba, de una experiencia que nos tiene que servir para recabar información y analizarla, a fin de tomar las mejores decisiones después. Surgirán fallos pero tenemos que empezar a trabajar para mejorar y modernizar la movilidad en nuestra ciudad”, ha indicado.