Según han confirmado fuentes municipales a Europa Press, los hechos ocurrieron sobre las 4.00 horas cuando uno de los coches de la Policía Local que hacen la ronda en la zona —que es donde se concentra la mayor oferta de ocio nocturno de la ciudad— detectó la presencia de un importante número de “gente muy joven” a las puertas del local.

Ante la posibilidad de que se tratara de menores de edad, la patrulla de la Policía Local entró a la discoteca y comprobó que se trataba de una fiesta de fin de curso en la que estaban participando menores y que no se había realizado sin alcohol, es decir, se estaba incumpliendo la normativa sobre publicidad y consumo de bebidas alcohólicas entre menores.

Por este motivo, la Policía Local procedió a desalojar la discoteca así como a cerrarla esa noche e iniciar la correspondiente acta de sanción por el incumplimiento de la legalidad vigente.

ACTUACIONES EN OTROS LOCALES

No es esta la única actuación que la Policía Local ha realizado en las últimas semanas en la capital sino que se ha visto obligada a endurecer sus actuaciones debido al incumplimiento de algunos locales de ocio nocturno —en la zona del como es este caso pero también en otras zonas de la ciudad— en cuestiones como el ruido que emiten o de horarios.

Por ejemplo, el pasado mes de mayo la , a instancias de las concejalías de Seguridad y , cerró un local de ocio en el pasaje General Rey por “reiterados incumplimientos” de la ley de espectáculos, la ordenanza de ruidos y la normativa de horarios de cierre.

También se actuó de la misma manera en otro local de la calle que, igual que el de General Rey, acumulaba más de una decena de denuncias por infracciones. El cese de la actividad solo se decreta cuando la infracción, que puede ser leve, grave o muy grave, llega a este último nivel, se considera que las multas no son eficaces, y lo único que queda es el cierre, que ejecuta la Policía Local cuando las sanciones son firmes.

Asimismo, a principios de este mes la Policía Local anunció que se iba a proceder al cuarto cierre de un local en Ciudad Real por incumplimiento de las ordenanzas municipales —uno de los tres infractores se ha cerrado dos veces—, en este caso se le sanciona seis meses por problemas de aislamiento que debe subsanar y que no lo había hecho pese a los diferentes apercibimientos.