Según ha informado la Policía en nota de prensa, la investigación se inició el pasado mes de diciembre, cuando las víctimas se personaron en la Comisaría de Cuenca para comunicar unos hechos que se venían desarrollando desde 2018.

En el mes de marzo del citado año, ambos depositaron su confianza en un antiguo amigo de la mujer, quien se ofreció a realizar diversas gestiones para facilitarles la creación de tres empresas, motivo por el que le entregaron la cantidad de 11.300 euros. Tres meses después, el presunto autor les ofreció realizar una inversión en bolsa, gestión que les costó 1.600 euros más.

Cuando llegó el mes de agosto de 2018, y viendo que aún no se habían constituido las empresas, la mujer le pidió explicaciones, alegando esta vez que Hacienda le había bloqueado las cuentas, hecho que le impedía disponer libremente del dinero que le habían entregado, por lo que le solicitó prestados 10.000 euros para desbloquearlas y continuar con las gestiones que le habían encargado.

A pesar de que en el mes de septiembre aún no tenían resultados, continuaron confiando en él, y le entregaron 3.800 euros para la constitución de otra empresa más, gestión que tampoco dio resultados.

Cuando se dieron cuenta de que no había rastro ni del dinero ni de las empresas que se debían crear, comenzaron a exigirle explicaciones y reclamarle los 26.700 euros entregados. El presunto estafador empezó entonces a darles respuestas evasivas y, finalmente, les amenazó con causarles algún tipo de perjuicio sirviéndose de sus amplios conocimientos informáticos en caso de que llegaran a denunciarle.

Las gestiones realizadas por la lograron determinar la identidad del estafador, que finalmente ha sido arrestado en Toledo, donde los investigadores de la Brigada Provincial de Policía Judicial de esta Comisaría comprobaron que, además, había utilizado la identidad de su propio padre para abrir las cuentas bancarias que utilizó para cometer los hechos.