En este sentido, la presidenta del Partido Popular de Guadalajara y del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes Regionales, Ana Guarinos, ha recordado la actitud beligerante del presidente regional, Emiliano García-Page, y los socialistas cuando gobernaba el PP, lo que contrasta con la actitud sumisa y el silencio cómplice de los socialistas de la región, especialmente los de la provincia de Guadalajara, según ha informado el PP en nota de prensa.

Para los ‘populares’, esta situación es “la hipocresía hecha realidad” y demuestra que a los socialistas nunca les ha importado el agua ni los municipios ribereños, alegando que tan sólo han utilizado el agua como arma arrojadiza cuando es el Partido Popular el que gobierna a nivel nacional.

“Han bastado sólo dos meses para demostrar sus mentiras y sus engaños: los que prometieron el fin del trasvase han tardado pocos días en demostrar que todo lo que dicen y prometen en relación con el agua es mentira y que sólo les interesa utilizar este bien como un arma arrojadiza, por intereses estrictamente electorales y políticos”, han afirmado desde el PP.

“Al nuevo Gobierno le ha faltado tiempo para hacer lo contrario de lo que predicaban”, ha dicho Guarinos” asegurando que, una vez más, se pone en evidencia la “falta de rigor y de principios” de los socialistas, “capaces de defender una cosa y la contraria según convenga a sus intereses”.

Con todo ello, el PP ha lamentado profundamente el daño que “las mentiras” de los socialistas castellano-manchegos están causando especialmente en las provincias de Guadalajara y Cuenca, donde algunos responsables de municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía “se habían creído que con el PSOE llegaría su salvación”. “Nada más lejos de la realidad y este nuevo engaño así lo demuestra”, ha apostillado.

Igualmente, ha reclamado la necesidad de un pacto del agua a nivel nacional, pacto en el que ya venía trabajando el PP y que el PSOE parece haber dejado aparcado.