Con esta iniciativa, los ‘populares’ pretenden a través de una Proposición no de Ley determinar los daños originados por los tornados que han afectado durante la última semana de febrero y el inicio de marzo de 2018 a estas dos provincias, para cuantificar los daños provocados.

También quiere analizar la posibilidad de declaración de zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil, así como concretar las posibles ayudas para situaciones no declaradas como zona afectada gravemente por una emergencia civil, acorde a las características y necesidades del acontecimiento, ha informado el PP en nota de prensa.

En la exposición de motivos, señalan que el temporal de agua y viento que ha azotado la península desde los últimos días del mes de febrero de 2018 ha dejado numerosos desperfectos a su paso. En esta ocasión, el viento asociado a las borrascas ha generado gran número de problemas en las regiones interiores.

Así, el Grupo Popular ha explicado que la borrasca se ha dejado notar a su paso por Castilla-La mancha y las fuertes rachas de viento han provocado “la continua intervención de los Servicios de durante varios días consecutivos”.

En su petición, el PP recuerda los daños en los molinos de Consuegra, en la de Almagro o el derribo de depósitos de vino en Villarruebia de los Ojos.