En rueda de prensa, ha apuntado que lo que pretende el líder socialista es “que se note lo menos posible que dijo que se iba a ir si Sánchez ganaba las primarias”, y ahora tendrá que hacer un “donde dije digo, digo Diego” ya que “no tiene otra expectativa de futuro que no sea mantenerse en el poder a costa de lo que sea”.

“¿Cómo se va a ir Page? ¿A dónde va a ir?”, se ha preguntado, criticando que vaya a hacer “lo contrario de lo prometido”. En este punto, ha aseverado que García-Page “tragará con lo que sea con tal de que no se ponga en cuestión su Secretaría General en Castilla-La Mancha”, para lo cual “cederá en lo que tenga que ceder”, incluso sugiriendo que cederá en determinadas direcciones provinciales.

REGIÓN EN “PARÁLISIS”

Mientras, ha lamentado que la región “esté en parálisis, fruto de la deriva, la confusión y los problemas internos” del partido del Gobierno.

Como ejemplo, ha dicho que el próximo miércoles se ha convocado de nuevo una comisión parlamentaria, algo que no se produce “desde las comisiones de presupuestos, hace ya tres meses”.

Ha instado también al Ejecutivo autonómico a reponer el 1,5% salarial que les resta por recuperar a los funcionarios, insistiendo en que la falta de presupuestos no debe de ser excusa para ello.

En la misma línea, ha alertado de que se han “recortado” 15 millones de euros de la partida destinada a dependencia hasta los 87 millones de euros, “y para eso no ha hecho falta que hubiera presupuestos de 2017”.

Por último, ha vuelto a explicar casos concretos de retrasos en listas de espera en la sanidad castellano-manchega, tras lo que ha avanzado que en la sesión plenaria del próximo jueves el PP volverá a cuestionar al Gobierno por este asunto.