Estas mesas de trabajo servirán “como forma de dar voz a los afiliados” y ponerlos “en el centro de la acción política del partido”. Con la puesta en marcha este sábado de las mesas, cada sábado las sedes provinciales estarán abiertas para que “todo aquel que tenga algo que aportar pase por su sede, lo exponga” y eso sirva para “poder construir entre todos este proyecto del PP de Castilla-La Mancha”.

Cada provincia contará con siete mesas de trabajo, una por cada una de las consejerías del Gobierno regional, de manera que estas van a “hacer un marcaje” al Ejecutivo autonómico “para que todos los afiliados sepan lo que no está haciendo el PSOE y puedan poner su conocimiento y experiencia para hacer un proyecto ganador”.

Además, este órgano no sólo estará abierto a los afiliados ‘populares’ sino también a todos los simpatizantes “que por su perfil profesional tengan algo que aportar”.