Según Merino, este lunes terminó el plazo de presentación de alegaciones para defender a los sectores agroalimentarios afectados, que en el caso de Castilla-La Mancha sería el vino, el queso y el aceite, tras la imposición de Trump el pasado 18 de octubre.

Ha preguntado a García-Page si ha presentado alguna alegación ante el Gobierno americano, ante y ante el para saber qué va a ocurrir con los agricultores y ganaderos.

En este sentido, la dirigente ‘popular’ ha advertido que los aranceles son del 25 por ciento pero que podrían subir al 100 por cien, y este martes se acabó el plazo, por lo que ha asegurado que esta tierra se merece “que alguien la defienda”.

“¿Quién va a dar la cara por los agricultores y ganaderos de Castilla-La Mancha”, se ha preguntado.

Asimismo, ha dicho que los castellano-manchegos se merecen una respuesta a temas estratégicos para la región como el agua, la caza, la despoblación, la educación concertada, la PAC, los aranceles o las inversiones.

También ha mostrado su preocupación por el hecho de que la vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, afirmara que el trasvase Tajo-Segura se trata de una infraestructura hídrica “estratégica” y que no se planteaba suprimirla, por lo que ha pedido a García-Page que explique qué es lo que va a pasar con el agua en Castilla-La Mancha y qué posición va a tener el Gobierno regional ante el .

Dicho esto, ha apuntado que el PP va a trabajar para que el agua sea un elemento de creación de riqueza y fijación de población, y no como elemento de enfrentamiento político.