En rueda de prensa, Serrano, junto a la viceportavoz del grupo, Gelen Delgado, ha querido responder a las críticas de la alcaldesa Tita García respecto a la situación económica del Ayuntamiento y que, a su juicio, se han debido a tres condicionantes, empezando por “las tensiones de Tesorería que son propias del flujo de ingresos habitual del Ayuntamiento especialmente lo que se refiere al cobro del Impuesto Sobre Bienes Inmuebles (IBI)”.

Algo que para el portavoz del grupo popular “es una cosa normal en este periodo del año y que se ha visto acuciada por el cese a la hora de emitir recibos que, por política interna, ha dejado de hacer la entidad bancaria colaboradora del Ayuntamiento”, y que, en su opinión, hace que la gente pague más tarde el IBI.

Serrano también lo ha achacado a una migración del programa de contabilidad que fue fruto “de una decisión técnica” de Intervención municipal, y por tanto, “no del equipo de Gobierno”, y que produjo un retraso de mes y medio en el pago de facturas.

Al respecto el portavoz ‘popular’ ha indicado que esto se solucionaría con una operación de préstamo que no pudieron llevar a cabo pues “los informes técnicos no llegaron a tiempo”.

“El equipo de Gobierno una vez que ha tomado posesión y que incluso tiene repartidas las distintas delegaciones, puede aprobar y decidir dónde hacer hincapié a la hora de solucionar los problemas de liquidez del Ayuntamiento, que también se corrigen tomando decisiones”, ha señalado.

Por otra parte, ha reiterado que el Ayuntamiento de Talavera “no es fácil de gestionar” como tampoco “es impermeable” a los problemas económicos de la ciudad.

Serrano ha precisado que el equipo de Gobierno tendrá que demostrar además de la capacidad de conocimiento de los temas, “una capacidad de trabajo” que espera se vea reflejada en los concejales de área. “Puesto que esta ciudad no tiene ni un minuto que perder, las acciones que han dicho que van a llevar a cabo, comiencen a verse lo antes posible”, ha dicho.

“HERENCIA ENVENENADA”

En este punto, ha recordado a la alcaldesa la situación del Ayuntamiento cuando el PP llegó al Ayuntamiento hace ocho años, que venía de una “herencia envenenada del que fue el gobierno socialista más desastroso económicamente para la ciudad de Talavera”.

Y ha mencionado los 60,9 millones de euros de deuda municipal que dejaron, con 3.300 facturas sin pagar por un valor de 10,2 millones de euros, y otras tantas facturas valoradas en casi un millón de euros que “no tenían consignación presupuestaria y que muchas de ellas ni siquiera tenían la firma de un concejal”; así como un saldo negativo de caja, unas cuentas infladas de 11 millones de euros y una quiebra técnica para el Ayuntamiento.

A preguntas de los periodistas sobre las liberaciones de concejales y la asignación a los grupos municipales, ha mantenido que no van a entrar a valorarlo, pues es una organización que el equipo de ha decidido, como tampoco la decisión de anular el preacuerdo de la adquisición de las islas del Tajo por parte de y que sea algo firme. Si bien ha pedido al equipo de Gobierno que explique cuál es el proyecto que tiene en torno al río Tajo, y “no solamente rasgarse las vestiduras cada vez que hay un trasvase”.

Serrano ha defendido que además del trabajo de oposición que van a desarrollar los concejales del PP en todas las áreas de gobierno, se van a constituir grupos de trabajo en el partido para cada área “no solo para hacer la labor de vigilancia y de control al gobierno, sino también para seguir planteando iniciativas y propuestas que sean buenas para la ciudad”.

Por último, ha insistido en que se van a seguir apoyando en la sociedad civil de Talavera que es con quien se ha construido el proyecto del PP en la ciudad.