En nota de prensa, Cañizares ha insistido en que el actual sistema de financiación autonómica fue aprobado por el gobierno socialista de Zapatero en 2009 con el apoyo entonces del ahora presidente de Castilla-La Mancha, , y de los socialistas de la región, “a pesar de ser perjudicial para nuestra tierra, como siempre denunció el PP”.

Cañizares ha asegurado que García-Page será “el único responsable” de que no se consigan los 1.200 millones de euros al año —que venía negociando con Gobierno de Rajoy— para mejorar la financiación de la región.

Por todo ello, el dirigente popular ha señalado que “los intereses partidistas de García-Page siempre lastran las expectativas de Castilla-La Mancha y vuelve a consentir que se perjudique a la región, para que los socialistas gobiernen a cualquier precio, apoyados por aquellos que no quieren la igualdad de todos los españoles”.