El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario en las Cortes de Castilla-La Mancha, , ha acusado hoy a Page de querer arruinar a los miles de agricultores afectados por los nuevos planes de gestión de las Zonas de Especial Protección de Aves (ZEPA) al pretender expropiar a este sector las tierras de forma encubierta.

Núñez ha indicado en el Debate General, presentado por el Grupo Parlamentario Popular, relativo a los planes de gestión de zonas ZEPA existentes en ambientes agrarios, que este plan diseñado por Page amenaza las explotaciones agrícolas de nuestra región, ya que las zonas ZEPA imponen una serie de medidas restrictivas que chocan directamente con la modernización y desarrollo de las fincas agrícolas, y más concretamente del viñedo.

En este sentido, Francisco Núñez ha afirmado que “Page ha ido primero a cargarse la agricultura ecológica, y ahora van a por el resto de agricultores, con unos planes de gestión que condenan a nuestros viticultores a la ruina más absoluta”.

Page debería buscar consenso

Núñez ha resaltado la necesidad de que el borrador que elabora Page para estas zonas “cuente de antemano con el visto bueno y el consenso de todos los afectados, y que las consecuencias negativas pueden ser muy graves para el desarrollo económico y ambiental de los municipios afectados”, ha aseverado el portavoz adjunto del GPP.

En este sentido, ha indicado que “nuestros agricultores no están de acuerdo con los planes de gestión que Page pretende impulsar y las asociaciones agrarias no quieren que Page siga arruinando la agricultura y la vida de muchos de los municipios de Castilla-La Mancha”.

El portavoz adjunto ha denunciado que Page no ha escuchado a los 82 municipios afectados y que, de haber tenido en cuenta las peticiones de los agricultores desde el principio, “nos estaríamos evitando los bandazos y esta serie de borradores que atentan contra un pilar básico de la economía en Castilla-La Mancha, impidiendo así el relevo generacional en el campo y obstaculizando la creación de empleo”.

“Page debería hacer posible que nuestros agricultores y ganaderos sigan desarrollando su actividad económica viviendo de sus tierras y que no pierdan todo lo que tienen por un capricho de Page, porque eso pone en riesgo la viabilidad de nuestra agricultura”, ha advertido.

Por eso, Núñez ha preguntado a Page que diga claramente con quién está, si con los ecologistas o “con los que cuidan de nuestro territorio”, que son nuestros agricultores y ganaderos.

Podemos traiciona a los castellano-manchegos

Por otro lado, Núñez ha advertido al diputado de Podemos, David Llorente, que “tendrá que mirar a los ojos gente de 82 municipios de la región a los que quiere aplicar un plan de gestión aún más restrictivo que el de Page”.

Asimismo, ha destacado que “al igual que Llorente traicionó a los productores ecológicos, a la y a los docentes interinos en los presupuestos de 2016, también traicionará a los agricultores con esta actitud”.

Propuesta de resolución

El PP ha presentado la siguiente propuesta de resolución en Las Cortes de Castilla-La Mancha, votada en contra por PSOE y Podemos:

1.- Permitir las plantaciones de cultivo leñosos en el marco de plantación, sistema de producción y densidad de plantación que cada agricultor que cada agricultor establezca, sin más limitaciones que las técnicas normales de producción aconsejen.

2.- Eliminar las prohibiciones y limitaciones obligatorias de determinadas prácticas agrícolas en los cultivos herbáceos, convirtiéndolas en prácticas voluntarias para el agricultor y compensadas económicamente.

3.- Hacer un ejercicio público de transparencia durante la tramitación del plan de gestión de la ZEPA, de tal forma que todos los ciudadanos puedan conocer los últimos borradores presentados por la administración y las alegaciones presentadas por los interesados o por sus representantes.

4.- Consensuar el citado Plan de Gestión con todos los actores del medio rural: administraciones locales, asociaciones, organizaciones sindicales y cooperativas agrarias así como a los Partidos Políticos.

5.- Convocar de manera inmediata ayudas compensatorias para los agricultores y ganaderos por las limitaciones existentes en las zonas dentro de la red natura 2000, establecidas en el programa de desarrollo rural de Castilla La Mancha 2014-2020, habilitando para ello presupuestos adecuado y suficiente.

6.- Abandonar la política de agresión constante contra agricultores y ganaderos, aparcando los actuales planes de gestión de la zona ZEPA en Castilla-La Mancha, para abrir un período de estudio serio y concienzudo a la par que actual sobre la situación de nuestra tierra, comprometiéndose a no aprobar ningún documento que no cuente con el apoyo de todos los interesados.