Al finalizar enero, las únicas comunidades con tasas interanuales positivas de precios industriales fueron (+1,4%), Castilla-La Mancha y Cataluña (+1,1%) y (+0,8%). El resto de regiones presentaban tasas negativas, especialmente (-7,5%), (-7,2%) y Canarias (-7,1%).

En el caso de Castilla-La Mancha, y en tasa interanual, los bienes de consumo se dispararon un 2,2 —2,2% los de consumo duradero y 0,6 los no duraderos—, otro 2,2 los bienes de equipo y un 0,5 la Energía.

A nivel nacional, los precios industriales subieron un 1,1% en enero en relación al mes anterior y retrocedieron un 0,8% en tasa interanual, moderando en un punto la caída que habían experimentado en diciembre (-1,8%).

Con este recorte interanual, los precios industriales encadenan ocho meses consecutivos en tasas negativas después de haber estado 32 meses en positivo.

La moderación en el descenso interanual de los precios industriales se ha debido principalmente al repunte en más de dos puntos de la tasa de energía, hasta el -3,9%, por la subida de los precios del refino de petróleo y de la producción; al aumento de la tasa de los bienes de consumo no duradero en cuatro décimas, hasta el 2%, por el mayor coste del procesado y conservación de carne y de la fabricación de aceites; y al incremento en cuatro décimas de la tasa de bienes intermedios, hasta el -1%.

En tasa mensual (enero de 2020 sobre diciembre de 2019), los precios industriales subieron un 1,1%, su mayor ascenso mensual desde mayo de 2018.

Esta evolución es consecuencia del repunte mensual de precios de la energía en un 2,6%, del ascenso en un 0,5% de los bienes de consumo no duradero, y de la subida de los precios de los bienes intermedios en un 0,4%.

Por comunidades autónomas, la tasa interanual de precios industriales aumentó en 13 de ellas, se mantuvo estable en Aragón y disminuyó en , País Vasco y Comunidad Valenciana en ocho, cuatro y una décima, respectivamente. El mayor ascenso, en cambio, se lo anotó Asturias, con un avance de 3,1 puntos respecto a diciembre.