La AREV funciona como un parlamento europeo de la viña y el vino, un foro donde poder examinar conjuntamente la política vitivinícola europea y escuchar las opiniones de los representantes políticos regionales y de los representantes de las zonas de producción, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Este foro político-profesional permite alcanzar, si no posiciones comunes en todos los casos, al menos la resolución de posibles conflictos y la elaboración progresiva de un denominador común.

Además de Castilla-La Mancha, otras siete regiones españolas constituyen la AREV. Se trata de , Cataluña, Castilla y , País Vasco, Andalucía, y , a quienes acompañan el resto de regiones europeas, procedentes de más de una docena de países, entre ellos Francia, o Portugal, principales productores de vino en la UE.

Europea representa el 45 por ciento de las superficies vitícolas totales, el 65 por ciento de la producción, el 57 por ciento del consumo mundial y el 70 por ciento de las exportaciones en términos globales.