El presidente de Castilla-La Mancha, , ha valorado este miércoles que las listas de espera sanitarias de la región hayan vuelto a situarse en los niveles anteriores a la crisis económica y, tras doce meses consecutivos, por debajo de los 100.000 pacientes.

Así lo ha subrayado el presidente del Ejecutivo autonómico tras la publicación de los datos de listas de espera sanitarias correspondientes al mes de mayo y durante la firma del convenio de colaboración entre el Gobierno regional y la Diputación provincial de Albacete para el traslado del desde su actual ubicación hasta las instalaciones de UNED de la capital albaceteña; un acto en el que, entre otros, también han participado el consejero de Educación, y Deportes, Ángel Felpeto; el presidente de la institución provincial, ; y el delegado de la Junta, .

Tal y como refleja el Portal de Transparencia del , la lista de espera sanitaria se ha reducido en más de 13.200 personas, con lo que, al cierre del mes de mayo, un total de 93.739 pacientes se encuentran en lista de espera, casi 50.000 personas menos que en el tercer año de la legislatura 2011-2015 cuando se llegaron a contabilizar un total de 142.475 personas.

García-Page ha destacado que los datos de las listas de espera sanitarias son el resultado de un “esfuerzo colectivo” por la recuperación de los servicios públicos de la región “que nos tiene que llenar de orgullo”, en el que también se enmarcan medidas como el Plan de Infraestructuras Educativas que tendrá continuidad con una segunda edición entre 2019 y 2023 y que, entre otros, conllevará la supresión de todas las aulas prefabricadas de los centros educativos de Castilla-La Mancha.

Las medidas por la implementación de la sanidad, la educación, la dependencia o el empleo son, ha defendido el presidente regional, la mejor manera de combatir “ese egoísmo” que está detrás de las posturas más radicales del independentismo catalán.

En este sentido, ha abogado por fomentar la recuperación económica y social a nivel nacional pensando siempre en “la cohesión social”, ya que “lo contrario genera tensiones”. Tal y como ha recordado García-Page, cuando llegó la crisis económica “unos buscaron, desde su egoísmo social, tirar por el camino de en medio”, mientras otros “echaron la culpa” a servicios públicos como la sanidad o la educación y, finalmente otros, “se inventaron el ‘España nos roba’”.

Felicitación al Gobierno de España

Por otro lado, el presidente de Castilla-La Mancha ha felicitado al Gobierno de España por su “determinación” a la hora de afrontar la crisis humanitaria generada en torno al buque Aquarius, así como por la solución aportada por parte de las autoridades españolas.

García-Page ha defendido la necesidad de abrir un debate a nivel europeo que “racionalice y gestione cómo administrar nuestras fronteras, cómo podemos hacer que la gente pueda vivir fuera de Europa y, al mismo tiempo, dosificar la ansiedad de las personas que quieren vivir con nosotros y como nosotros”.