Con la programación de estos cursos se pretende incrementar el conocimiento de los profesionales sanitarios sobre la violencia de género y los factores asociados, además de ofrecer elementos que favorezcan la atención en los centros de salud de las pacientes víctimas de la violencia de género, según ha informado la Junta en nota de prensa.

El desarrollo de este tipo de acciones formativas muestra el compromiso del para la consecución de la transversalidad de la igualdad en todos los ámbitos de la sociedad, entre los cuales la sanidad es una pieza clave.

Las encargadas de impartir los cursos han sido profesionales representantes de la ‘Opañel’ que han realizado estos cursos de formación en los centros de las cinco provincias de la región.

Esta acción formativa contribuye a incrementar la calidad de los servicios que se presentan en el Servicio de Salud a través de una mayor humanización de la atención, en la línea que se desarrolla desde el Plan Dignifica, y su programación se enmarca dentro del Plan de Formación Continuada del .

La metodología docente del curso se basa en un aprendizaje participativo, enfocando las sesiones formativas en la adquisición de habilidades además de conocimientos. Para ello, además de una parte teórica se integran aspectos prácticos relacionados con los protocolos, las líneas de actuación, detección de sintomatología, comprensión de los procesos psicológicos en las víctimas, coordinación y derivación de recursos, entre otros.

ELEMENTOS TEÓRICOS-PRÁCTICOS

Las sesiones han perseguido incrementar el conocimiento sobre la violencia de género y los factores asociados y aportar elementos básicos teórico-prácticos que favorezcan la atención de las pacientes víctimas de la violencia de género en los centros de salud.

Para ello, en una primera fase se ha llevado a cabo una conceptualización de la violencia de género; en una segunda fase se ha analizado tres casos prácticos y la sesión ha finalizado con recomendaciones sobre buenas prácticas.

Las ponentes de la Asociación de Mujeres ‘Opañel’ han explicado durante estas sesiones que las mujeres que sufren cualquier forma de violencia de género acuden con mayor frecuencia a los servicios sanitarios y en particular al equipo médico o de enfermería de Atención Primaria.

Por ello es muy importante que los profesionales puedan detectar su sintomatología, ver en qué proceso se encuentra la mujer que acude al médico y sepan que además de las intervenciones sanitarias se deben tener en cuenta aspectos biológicos, psicológicos y sociales por lo cual es fundamental la coordinación de los recursos en todo el engranaje biopsicosocial.