Guadalajara, 15 de noviembre de 2018.- El está trabajando en el refuerzo del Programa de Autonomía Personal y Preparación para la , con el objetivo de favorecer que la transición a la mayoría de edad de los menores tutelados por la administración “sea un paso que sé de manera firme, integral, completa y que no se nos quede nadie en el camino”.

Así lo ha señalado la directora general de Familias y Menores, , con motivo de su participación en las jornadas que ha organizado la con Proyectos y Pisos Asistidos (FEPA) en Guadalajara que, bajo el título de ‘diferentes respuestas para diferentes perfiles’ analizarán durante dos días la realidad de los jóvenes sin apoyo familiar en proceso de emancipación.

María Ger ha recordado que Castilla-La Mancha es una de las autonomías pioneras en la puesta en marcha de un proyecto específico para jóvenes tutelados que alcanzan la mayoría de edad, “que ha ido revisándose y mejorándose para ofrecer un apoyo integral, que incluye un acompañamiento personal, así como apoyo económico, residencial y formativo-laboral”.

A lo largo del año 2018 han pasado por el Programa de Autonomía Personal de Castilla-La Mancha 188 menores. De ellos, 146 permanecen en el mismo a fecha 31 de octubre.

En la actualidad, tal y como ha señalado la directora general de Familias y Menores, el Gobierno regional está trabajando en distintas líneas que tiene como objetivo reforzar la participación de los menores extutelados en diferentes ámbitos. Así, el Consejo regional de Infancia y Familia, cuya creación se está ultimando, incorporará por primera vez menores de edad y, al menos uno de ellos, será un menor tutelado por la administración, para favorecer de este modo que en este organismo se escuchen las necesidades de este colectivo.

Del mismo modo, otra de las líneas de actuación con las que se pretende seguir avanzando en la autonomía personal de estos chicos y chicas es reforzar el trabajo en las edades previas a la emancipación, creando un proyecto de familias y personas referentes y contribuya a “ofrecer herramientas desde lo comunitario y desde el entorno” que refuercen el paso “a una total y verdadera independencia” una vez finaliza el programa de autonomía que, en Castilla-La Mancha, llega hasta los 24 años.

María Ger ha agradecido el trabajo que realizan entidades como FEPA, con casi 20 años de trabajo en este sector, y ha puesto de manifiesto que la autonomía y la independencia de los jóvenes tutelados “no se puede alcanzar con medidas puestas en marcha sólo desde la administración, si no es que es fundamental caminar de la mano de las entidades”.

El Programa de Autonomía Personal de Castilla-La Mancha está dirigido a los jóvenes de 16 a 24 años que estén actualmente o hayan estado bajo una medida de protección administrativa (guarda o tutela) y/o una medida judicial debido a su situación de riesgo, desamparo o conflicto social y que siguen solicitando apoyo personal, formativo o económico.

Con el Programa se persigue el desarrollo de acciones globales basadas en una atención personalizada dirigida a la integración y cohesión social del joven, a través de una serie de medidas de apoyo económico, formativo-laboral, residencial y personal, todo ello a través de una intervención individualizada.