El director del , Javier Gallego, destacó hoy la importancia de que los jóvenes castellano-manchegos se empapen, a través de propuestas como el programa Verano Joven, plenamente consolidado en nuestra Región y en el que han participado más de 4.200 jóvenes, de “lo esencial de la tolerancia, el respeto a lo diferente, la riqueza que aporta a la sociedad la interculturalidad y el valor de lo colectivo”.

Gallego aseguró que desde el Instituto de la Juventud “estamos muy satisfechos, un año más, con la acogida y sobre todo con el desarrollo del programa y la participación. Y queremos dar las gracias a los padres y madres, a los directores y monitores y sobre todo, a los que han participado en estas vacaciones, por el buen quehacer y comportamiento ejemplar de todos ellos”.

Y es que, a su juicio, no hay discapacidades sino personas, jóvenes en este caso, que tienen capacidades físicas o psíquicas diferentes. Por ello, “seguiremos trabajando por la universalización de estos valores entre nuestros jóvenes” ya que es labor primordial para con ellos, y de gran responsabilidad para el Gobierno del presidente Barreda, participar en su educación no formal, al ser tan importante su formación profesional como personal.

En este programa, que fomenta la convivencia y las experiencias, y en el que han participado unos 600 monitores y directores juveniles, han participado 4.208 jóvenes de Castilla-La Mancha, de otras comunidades autónomas y otros países, que han podido disfrutar de cientos de actividades de ocio y tiempo libre y voluntariado en campos de trabajo. De ellos, 3.967 jóvenes han sido de Castilla-La Mancha.

Todos han participado en algunas de las 110 actividades de Ocio y Tiempo Libre, ya sea en los 11 campamentos infantiles, los 19 juveniles, las 12 actividades en albergues, las 34 que se han podido realizar en otras comunidades autónomas y las que se han realizado en el extranjero, 28 en el caso de las actividades y seis, en las estancias de 24 a 29 años.

Durante el año 2009, se han programado también en Castilla-La Mancha 14 actividades de voluntariado en campos de trabajo, de los que once han sido de carácter internacional, y tres, de carácter nacional y cuya duración ha oscilado entre los 15 y los 20 días.

Hubo una amplia variedad, desde las cinco de carácter social orientadas a trabajos con personas discapacitadas e inmigrantes en Ossa de Montiel, Daimiel, Quintanar del Rey, Sigüenza y La Pueblanueva; las ocho de carácter medioambiental para recuperación del entorno en Riópar, Villamalea, Puebla de Don Rodrigo, Las Majadas, Azuqueca de Henares, Solanillos, Sevilleja de la Jara y Toledo, y la de patrimonio etnográfico de Almadén, donde se rescatan y recuperan útiles y elementos de trabajo utilizados en las labores mineras.

Aunque las cifras reflejan que las mujeres son más participativas, en general, que los hombres, lo fundamental, destacó Gallego, es que la participación ha sido ejemplar. No obstante, la provincia de Toledo, con algo más de un millar de jóvenes participantes, ha sido de nuevo la más participativa.

Ya se está trabajando, recordó por último el director del Instituto de la Juventud, en las actividades para el próximo año, ya que el compromiso del Gobierno regional con los jóvenes es “vivo”, como lo demuestra la reciente aprobación del III Plan Joven de Castilla-La Mancha que recoge las propuestas que los propios jóvenes “nos han contado”.