Este programa forma parte del plan específico de apoyo a la ganadería puesto en marcha por el dotado con más de 50 millones de euros, en el que se encuentran, entre otras líneas, la de bienestar del ovino y el caprino, o la de 6.000 euros por hectárea para el pastoreo, entre otras, como las aprobadas para paliar los ataques por aves necrófagas o lobo, la recuperación razas en extinción o la autóctona, siendo “el paquete más amplio de ayudas para la ganadería extensiva en el país, una prioridad en Gobierno regional”.

De esta forma lo ha anunciado a los medios de comunicación en Cuenca el consejero de , y , , quien ha estado acompañado en la rueda de prensa por el director provincial, , ha informado el Gobierno regional en nota de prensa.

Así, ha desgranado que, en el caso concreto de este programa de prevención de incendios forestales mediante el pastoreo extensivo, la semana que viene se firmarán contratos con cerca de un centenar de ganaderos de caprino, ovino-caprino y equino en extensivo de Castilla-La Mancha, para poner en marcha esta iniciativa novedosa en la lucha contra los incendios forestales a través del pastoreo.

De esta forma, durante los próximos tres años, 2018, 2019 y 2010, se actuará sobre 6.600 hectáreas, 2.218 hectáreas cada año, en aquellos puntos donde se tiene que reducir el combustible vegetal para que, en caso de un incendio forestal, los bomberos forestales puedan trabajar con seguridad ante la propagación del mismo.

CABRAS, OVEJAS Y CABALLOS

Así, cabras, ovejas y caballos, se encargarán de mantener estos puntos concretos ubicados en la Red Natura 2000 o en Espacios Naturales Protegidos en unas condiciones óptimas de conservación para limitar los incendios.

Martínez Arroyo ha destacado que el Ejecutivo regional ha conseguido esta legislatura que se realice prevención “durante todo el año” a través de la contratación de 8 a 12 meses del personal de la empresa pública , a lo que ahora se une esta nueva iniciativa, que contribuirá a limpiar las áreas de defensa.

Este era un compromiso que el propio consejero adquirió cuando visitó el año pasado la localidad conquense de del Codorno, una línea que ha calificado como “de futuro en el conjunto del país”.

Esta ganadería, la extensiva, ha incidido el consejero de Agricultura, Medio ambiente y Desarrollo rural, “es aquella que vertebra nuestro territorio y moldea nuestro paisaje desde tiempo inmemorial” y gracias a ella, “nuestro medio rural seguirá vivo en la medida que seamos capaces de garantizar la pervivencia de las 5.000 explotaciones de ganadería extensiva que tenemos en Castilla-La Mancha”.

Así, ha destacado que este tipo de ganadería, no sólo “ayuda desde un punto de vista económico y social”, sino, ahora también, “desde una perspectiva medio ambiental en prevención de incendios forestales”.

123 EUROS POR HECTÁREA

El pago por las contraprestaciones realizadas será de un máximo de 123 euros por hectárea, divididos entre los 60 euros por el servicio de pastoreo controlado y otros 63 euros de máximo de subvención para la construcción de infraestructuras para hacer ese pastoreo preventivo, como vallados temporales o construcción de abrevaderos.

Se trata de cantidades muy “rentables y atractivas” que se espera puedan atraer a otros ganaderos a esta nueva línea de ayudas que comenzará a probarse este año y cuyos resultados se espera puedan comprarse para la campaña de incendios de 2019, existiendo la posibilidad de ampliar esta medida “en el futuro”.

Martínez Arroyo ha querido también lanzar un mensaje a la ciudadanía a pocos días del inicio de la campaña por riesgo alto por incendio forestal en la región el próximo 1 de junio, para que “extremen la prudencia” en el medio natural y que ayuden así a los profesionales que contribuyen “a que se apeguen los incendios forestales”.

NEVADAS ABRIL

Además, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, preguntado por los medios acerca de las actuaciones a desarrollar en el entorno del Río Cuervo y en los municipios afectados de la Serranía Conquense tras las nevadas de esta primavera, ha resaltado que desde el martes de la semana pasada se están realizando trabajos en la zona a través de la empresa tras la declaración de emergencia por parte del Ejecutivo regional, siendo “la primera vez que se hace en un caso como éste”.

Tras evaluar los daños producidos por las nevadas de abril se dispone de medio millón de euros de presupuesto para desarrollar los trabajos de roza, poda y apeo de árboles caídos, eliminando también los residuos forestales y cuestiones que tienen que ver con la prevención para evitar las plagas en los montes, también de cara a la campaña de incendio forestales y para garantizar la seguridad de quienes quieran visitar este espacio natural.