Así lo ha explicado la directora general del de la región, , que se ha reunido este jueves con miembros de la Fundación Secretariado Gitano y con las cuatro integrantes que van a llevar a cabo este programa en estas cuatro ciudades de la región.

Martínez ha ofrecido los recursos con los que cuenta el la Mujer a este proyecto, que cuenta con el apoyo el Fondo Social Europeo, y se va a desarrollar en un total de 28 ciudades del país para mejorar la imagen de las mujeres gitanas y sus condiciones de vida.

El encuentro de este jueves ha servido para conocer a fondo los recursos del Programa ‘Calí’ para Castilla-La Mancha y ver cómo se pueden coordinar con los de la Mujer para erradicar esas desigualdades.

“Estas mujeres tienen que ser conscientes de que son ciudadanas de primera y de que disponen de recursos públicos que las asisten para hacer eficaces sus derechos”, ha dicho Martínez, que ha asegurado que, en materia de violencia de género, cada vez hay más mujeres gitanas que acuden a los recursos especializados para demandar protección y la asistencia necesaria a fin de poder romper el círculo de la violencia.

Luego de alertar que sólo poco más del 40 por ciento de los jóvenes gitanos terminan la Educación Secundaria Obligatoria, porcentaje que en el caso de las jóvenes gitanas se agrava, ha incidido en la necesidad de trabajar desde la educación, el empoderamiento y desde la igualdad de oportunidades para que este colectivo tengan una mayor inserción laboral que les permitirá tener una vida más autónoma.

En este punto, ha puesto en valor que de las 28 técnicas de igualdad que integran el Programa Calí 25 sean mujeres gitanas con estudios superiores. “Es importante que esas mujeres gitanas, a quien va dirigido el programa, tengan como referente a esas 25 mujeres, para que vean que pueden salir de una situación que ellas tienen normalizada”, ha concluido.

ITINERARIOS PERSONALIZADOS

De su lado, Noelia Lupiáñez técnica de igualdad de ‘Calí’ en Talavera de la Reina ha explicado que por medio de este programa se ofrece a las mujeres gitanas en situación de vulnerabilidad social, que tienen carencias personales y sociales que les impide acceder al mundo laboral, itinerarios personalizados, sociales y prelaborales que les doten de las capacidades necesarias para poder acceder al mercado laboral.

Lupiañez ha explicado que el programa, que acaba de arrancar y se desarrollará hasta finales de 2019, persigue también la promoción de la igualdad de género por medio de labores de sensibilización de prevención de violencia de género, ofreciendo apoyo y acompañamiento a las víctimas y derivándoles a los recursos especializados.

En términos parecidos se ha expresado , que trabajará en Ciudad Real, y que aunque ha indicado no tener una estadística oficial, ha advertido de que la inclusión laboral de las personas gitanas, ya sean hombres o mujeres, está muy por debajo de la media del resto de la sociedad, porque sigue habiendo muchos prejuicios.

“A la mujer gitana nos queda mucho por avanzar y necesitamos de los apoyos de la sociedad mayoritaria”, ha concluido Santiago, que ha añadido que el programa está teniendo una buena acogida.