En la jornada de este viernes se espera que las precipitaciones más intensas, de hasta 30 l/m2 en una hora, se produzcan en , , , , , , Guadalajara y Cuenca, aunque pueden aparecer en otras muchas zonas de la Península. El sábado, las lluvias se mantendrán en la franja central y se extenderán al este y, especialmente, al noreste, pudiendo alcanzarse registros de hasta 70 l/m2 en el litoral catalán.

Por ello, ante las lluvias intensas e inundaciones, en caso de ir conduciendo, recomienda disminuir la velocidad, extremar las precauciones y no detenerse en zonas donde pueda discurrir gran cantidad de agua. Si hay que viajar, recomienda circular preferentemente por carreteras principales y autopistas.

En caso de tormentas súbitas y lluvias intensas, se debe tener en cuenta el lugar donde se aparcan los vehículos ya que el rápido ascenso del nivel de las aguas puede dañar los vehículos aparcados sobre zonas inundables y, además, arrastrarlos, provocando daños a bienes ajenos e incluso obstaculizar el flujo natural de la corriente.

Si comienza a llover de manera torrencial, indica que hay que pensar que existe riesgo de inundación y pide no atravesar con su vehículo ni a pie, los tramos inundados, al desconocer lo que puede haber debajo del agua y localizar los puntos más altos de la zona, sin intentar salvar el automóvil en medio de una inundación.

En caso de estar en el campo, hay que alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, evitando atravesar vados inundados. Igualmente, dirigirse a los puntos más altos de la zona. El difícil pronóstico de los fenómenos tormentosos aconseja mantenerse informado en todo momento de la posible evolución de los cambios meteorológicos.

Ante el riesgo de tormentas señala que, el peligro de las tormentas para las personas se produce, fundamentalmente, en campo abierto. No obstante, en los núcleos urbanos también hay peligro de caída de rayos, por lo que indica que es conveniente colocarse cerca de los edificios para protegerse y en las viviendas aconseja evitar las corrientes de aire. En caso de ir conduciendo, señala que un vehículo cerrado puede ser un buen refugio.

Si la tormenta sorprende en el campo, aconseja evitar correr y permanecer en lugares elevados, como los altos de las colinas, crestas o divisorias, no refugiarse bajo los árboles y alejarse de alambradas y objetos metálicos.