Así, los vientos fuertes y las olas de hasta 7 metros de altura se extenderán también el miércoles a las costas del Mediterráneo y Baleares, al tiempo que las nevadas serán muy intensas en la Cordillera Cantábrica y Pirineos con acumulaciones de nieve de 30 centímetros de nieve a partir de 800 a 1.000 metros y entre 5 y 10 centímetros en cotas más bajas.

La nieve también afectará al interior de la meseta norte y a la donde se esperan hasta 5 centímetros por encima de 1.200 metros y las temperaturas mínimas también serán bajas. Se esperan vientos muy fuertes tanto en tierra como en las costas, por lo que Protección Civil aconseja mantenerse informado sobre la posible evolución de los cambios meteorológicos en caso de realizar desplazamientos por carretera.

La situación se debe a la entrada de un frente frío y húmedo por el norte que provocará un descenso generalizado de temperaturas, que traerá además nevadas muy intensas en el norte peninsular, especialmente en la Cordillera Cantábrica, , extendiéndose, en la jornada del miércoles, a la Ibérica riojana, Aragón y Pirineo catalán.

En zonas altas, por encima de 800 metros, se podrían acumular entre 30 y 35 centímetros en 24 horas. También se prevén nevadas en cotas más bajas de la Meseta norte, Sierra de Madrid, Castilla-La Mancha e interior de Cataluña.

Los vientos, además de en las costas, también serán muy fuertes en tierra el miércoles en la mitad este peninsular y sobre todo en el norte de Aragón y Cataluña, donde se alcanzarán rachas de hasta 100 kilómetros por hora y en el interior de la Comunidad Valenciana, donde se superarán los 90 kilómetros por hora.

Ante esta situación, recomienda viajar por carretera si es imprescindible y, en este caso, ir muy atento a las placas de hielo, revisar el vehículo y atender a las recomendaciones de Tráfico.

En concreto, insiste en revisar los neumáticos, anticongelante y frenos, llenar el depósito de la gasolina y llevar neumáticos de invierno o cadenas, así como ropa de abrigo, el teléfono móvil con batería de recambio y cargador de automóvil.

En caso de quedar atrapado en la nieve, aconseja permanecer en el coche, con la calefacción puesta, renovar cada cierto tiempo el aire y vigilar que el tubo de escape no esté obstruido para evitar que los gases penetren en el interior del vehículo. En caso de quedarse aislado y necesitar ayuda, Protección Civil pide tratar de informar de este hecho y no tratar de resolver la situación de manera unilateral y esperar asistencia.

Frente a los vientos costeros, aconseja a quienes se encuentren en zonas marítimas que se alejen de la playa y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevadas mareas y oleajes que suelen generarse ante la intensidad de vientos fuertes. También recomienda no estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje.

Protección Civil recuerda que en estas situaciones el mar adquiere condiciones extraordinarias y puede arrastrar a quien se encuentre en las proximidades del mar y no poner en riesgo su vida ante las imágenes espectaculares del oleaje.

Por otro lado, ante los fuertes vientos, recomienda asegurar puertas, ventanas y todos los objetos que puedan caer a la vía pública y alejarse de cornisas, árboles, muros o edificaciones en construcción o grúas que puedan desprenderse y recuerda que conviene abstenerse de subir a los andamios sin las medidas adecuadas de protección.

A los conductores les pide extremar las precauciones, especialmente en la salida de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en carreteras de doble sentido y prestar atención ante la posible presencia de obstáculos en la carretera.